CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera

Rumbo al norte de Tailandia (Birmania 2016)

2016
28
Nov

Rumbo a Chiang Rai…
Desde la última foto que me hice de recuerdo en el templo de KAKKU, con las estupas a mis espaldas, todo ha sido ya poner rumbo al norte de Tailandia, que aunque sin la bici como medio de transporte, sino como compañera de viaje, ha estado también muy entretenido.
El simple regreso del templo al lago Inle, lo guardaré como un buen recuerdo, porque no hay autobuses, asi que tuve que buscarme la vida, y la encontré…, una “minifurgo”, de esas sin ventanas atras, solo el techo, ya con el sol también despidiéndose, y la suerte de encontrar medio de regreso, aunque pagando algo pero agradecido, el padre conduciendo, y atrás, el resto de la familia, desde un pequeñajo de apenas 2 años, a la abuela… Son 60 kms hasta la primera ciudad, Taunggyi, a la que llegamos de noche, y el conductor se ofreció a acercarme, unos 30 kms mas, que me vino de perlas, porque es tarde, y hay demasiado barullo, que aún quedan los restos de los días grandes de festival de la ciudad… Con algunas paradas a comprar algo para comer, y compartir algunos “chuches”…
No es necesario ir a la capital, para coger el autobús que me lleve a la frontera, desde donde estoy sale uno directo, así que perfecto, de un tirón y listo, aunque tengo que esperar un par de días, porque hay uno al día, y están llenos, no importa, el lago Inle, es uno de esos sitios en los que da gusto descansar…
El viaje que me espera es largo, son casi 900 kms, o lo que traducido a tiempo, es casi un día, 21 horas con sus correspondientes paradas, pero que al final termina uno cansado…
La frontera está ahí, hay que salir,  a sellar el pasaporte, y pagar 3 dólares por haber estado un día más de los 28 que dura el visado, no importa es poca cantidad, que eso si, hay que entregar en dólares, por lo que me toca salir corriendo a cambiar, que aunque me encuentro con los bancos recién cerrados, el guarda de seguridad me dice que enfrente hay una oficina de cambio, dólares y una fotocopia del pasaporte,  y solucionado el trámite burocrático, ya puedo volver a cruzar en el otro sentido, el llamado puente de la amistad que une los 2 países…
Estoy en Tailandia, de nuevo…, camino a Mae Sot, el lugar donde comencé la ruta, es terreno conocido, unos 7 tranquilos kms de bici, y al mismo hotel que hace un mes, que por 10 dólares, es la mejor calidad preció de toda Tailandia…
Toca descansar…, y que mejor sitio, que este, apenas sin turistas, pero con todas las comodidades de una ciudad…, se está muy agusto, así que no hay prisa, por lo que me quedo unos días, que aprovecho con la moto que alquilé, a recorrer algunos bonitos rincones para bañarse y refrescarse, que sientan fenomenal…
Es una zona con montaña por los alrededores, y con algún que otro parque nacional, me acerco a ver 3 de esas cascadas que tanto me gustan, con agua fresquera, rodeadas de vegetación, y sin gente…
Donde en una de ellas, puedes experimentar ese cosquilleo que te hacen los pececillos intentando picar en los pies…, menos mal que estos son chiquinines, si no, no me dejo, je,je…
Hay que seguir subiendo, hacia el próximo destino, la ciudad dé Chiang Mai, no hay autobús directo, hay que coger una minivan, unos 100 kms hasta Tac, la ciudad que está en la carretera principal que va hacia Bangkok, y ahí si, fue llegar y pagar, bajarme, preguntar y el autobús estaba ya listo para salir, así que no hubo que esperar…
Unas 3,30 horas y casi 300 kms después y estoy en Chiang Mai, la ciudad más turística del norte, y la verdad que es bonita, pero siento decirlo, a mi me pareció como pasear por Mallorca en agosto…
Tiene una zona que es el casco antiguo, rodeada por murallas, y el río, muy bien iluminada por la noche, y lleno de mercadillos nocturnos donde comprar de todo lo que quieras…, eso si, por las aceras, hay que ir al ritmo de la gente, que no cabe un alfiler…
Los bares, restaurantes, y sitios callejeros de comida, los hay de todos los tipos, es cuestión del gusto de lo que quieras cenar para elegir.
Entre los paseos de la noche, y mis excursiones por el día con la bici, en busca de algún rincón interesante, como es la subida hasta el templo de Doi Sutep, donde por una buena carretera de asfalto, y unos 15 kms de subida te hacen sudar lo suficiente, como para disfrutar de otro fantástico baño, en una pequeña cascada al bajar…
El agua está fresquita, el lugar es sombrío, cuando llego no hay nadie, la “bañera”, para mi solo, pues ale, a ponerse debajo del grifo, je,je…, y disfrutar…, que puedes andar sobre el agua…, je, je, es broma, es que justo debajo de los pies hay algunas piedras y visto desde lejos parece magia…
Otro par de días, y a seguir subiendo, queda un autobús que coger, este me toca esperar, aunque los hay casi a cada hora, van llenos, así que a pasear con la bici y hacer tiempo hasta las 4 de la tarde…
Está cerca, apenas 200 kms, algo más de 3 horas, Tailandia en cuestión de carreteras está bien dotada, la mayoría de buen asfalto, y muchos tramos de doble carril por cada sentido, así que los autobuses, aunque haya cuevas de montaña, van como balas…
De noche una vez más, como la mayoría de las veces de este año, llego a Chiang Rai, mi última parada, me he acostumbrado a la ayuda del GPS, y eso facilita mucho las cosas, y además vienen casi todos los hoteles o lugares de interés, sólo tienes que escribirlo, y ale, te dice la ruta y te va llevando solito…, además si quieres, hasta te va hablando, je,je…
Con internet es todo mucho más fácil, ya vienes hasta con el hotel reservado, y sólo es cuestión de llegar…, no hay que volverse loco preguntando y eligiendo…
Chiang  Rai, es la ciudad más al norte de este país, es turística también, es parte del circuito turístico, de Bangkok, Chiag Mai, Chiang Rai, y luego irse unos días a las playas del sur…, así que por supuesto, los turistas no faltan, aunque es más pequeña y tranquila que su hermana de al lado Chiang Mai…
El principal motivo que me ha traído aquí, es que quiero visitar una aldea infantil, y elegí esta mejor que la de Bangkok, que las ciudades tan grandes no me gustan, y porque me llamó la atencion al leer que era de las zonas mas pobres de Tailandia, con familias muy humildes, muchos emigrantes de los paises vecinos, y que el prohibido cultivo del opio aun sigue siendo un recurso para salir adelante…, asi que como me esperan, para allá que voy.
Está a 22 kms de la ciudad, en la carretera principal, camino de autovia, muy llano, así que se tarda poco en llegar…
Es la segunda Aldea que visito en Tailandia, la primera fue en 2008, cuando fui a Hat-Yai, a la otra punta del país, en mi recorrido de la vuelta al mundo, desde Camboya…, que rápido pasa el tiempo…
Tenía ganas de conocer a nuevos chic@s, de volver a pisar un templo diferente a los que he visto por Birmania, este lleno de vida, de niños, de ruido, de juegos…, así que a eso, a jugar, y pasarlo bien, en tan joven compañía…
Hemos jugado al fútbol, el resultado da igual, ( eso quiere decir que perdimos, aunque por sólo un gol,je,je), lo mejor el rato que pasas, y las risas que te hechas…
Por la tarde, hacemos la foto de recuerdo, y les doy una pequeña aportación económica, no es mucho, son 400 euros, o 15.000 baths, no es mucho, pero para mi escaso presupuesto, si supone un gran esfuerzo, al menos para comprar algunas cosillas les valdrá…
Y el resto de la tarde me dedico a pasear por la aldea, y a “husmear”..,je,je… Donde veo algúno jugando o haciendo algo, pa ya voy…, luego ya es cuestión de irse integrando poco a poco, y al final, terminar jugando con ellos, montándolos a burro, o riéndote de hacerles juegos y picardías…, los niños son niños iguales en todo el mundo y lo que más les gusta es jugar…, pues eso a jugar que hay que pasarlo bien…
Sólo ha sido un día el que he estado en la aldea, pero suficiente al menos para conocerles, y volver a ver, que esa bonita labor de Aldeas Infantiles SOS, sigue viva, allí donde quiera que vayas y estén…
He terminado “mis entrañables deberes”…, pero aún me quedan un par de días…, pues a aprovecharlos, y como tenía muchas ganas de conocerlo, para allá me voy,  además con esa gran oportunidad que me brinda la ocasión, de poder hacerlo en bici…
Mi última etapa de este año…, una etapa pasada por agua, de hecho a los 15 kms cuando ya iba empapado, estuve a punto de darme la vuelta…, pero una vez más, las ganas de aventura, las ganas de conocer ganaron a los inconvenientes… Con el poncho como escudo, la tranquilidad de la ruta elegida (la mayoría por carreteras secundarias), y el bonito paisaje que acompañaba, los kms van cayendo, la lluvia va calmándose, y al final cuando te quieres dar cuenta, estas tan cerca, que ya hay que llegar como sea…
Son 72 kms hasta Chiang Saen, el último pueblo, donde lo primero que hago es “repostar” que no lo he hecho en toda la manaña…, y luego ya con el cuerpo en su sitio, y seco, porque parece que la lluvia era para regarme sólo a mi…, porque aquí ni rastro de ella, pues a hacer unos 10 bonitos kms más, todo llano, un asfalto estupendo, y siguiendo el rio, por el carril marcado para las bicis…
He llegado al destino elegido, este punto estratégico, que tantas ganas tenía de conocer, el “Triángulo de Oro”, el sitio donde se juntan los 3 países, Birmania, Laos, y Tailandia…, en frente esta Laos, y a la izquierda Birmania o Myanmar, separados por el meandro de un río…
Un buen lugar para poner el broche final a este viaje, a mi última aventura, a la que llamé: “Tour to the golden land 2016″, y que lamentablemente, ya toca a su fin, no hay tiempo para más…, ya sólo queda recoger los “bártulos” de batalla, empaquetar la bici, y a volar…, primero hasta Bangkok, y de ahí a España…
Con las alforjas llenas de grandes recuerdos de todo lo que he conocido, y  de los fantásticos  momentos vividos…, toca regresar a casa…
Despedirme de vosotros, y espero poder volver a encontrarnos en una próxima  aventura…
El invierno y la temporada de nieve me están esperando…


Clasificado en: General

BAGAN- KAKKU (BIRMANIA 2016)

2016
20
Nov

BAGAN-KAKKU   700 kms   TOTAL: 2.000 KMS
La ruta ha seguido a buen ritmo desde que dejé esos fantásticos templos a mis espaldas, es salir de Bagan apenas unos kms, y ya todo vuelve digamos “a la normalidad” del país…, a su  ritmo natural, sin encontrarte ya con turistas… ( no lo crítico, lo veo bien, y  necesario).
Sigue siendo llano, todo verde a los lados, pero lo que sí empieza a verse arriba…, el cielo más gris que azul.
Cuando estoy esperando a que la buena señora me parta la papaya en trocitos, era cuestión de tiempo, la tormenta empieza a descargar, truenos y lluvia, parece que se ha hecho de noche, aunque no falto la invitación de las mujeres del puesto, para que fuera al resguardo al techo de su casa…, a la bici no dio tiempo, se quedó bajo el árbol aguantando el chaparrón…
A la hora parece que no ha pasado nada, vuelve a lucir el sol, y vuelvo a la carretea…, aquí las lluvias deben ser así…
Pasar por la ciudad de Pakokku, sin más recuerdo que una rica cena en la calle, sentadito en un “tajo”, de esos bajitos de plástico, por un precio simbólico, menos de 1 euro, y la pensión, muy sencilla, pero junto al río…
Pero el gran descubrimiento de este año, ha sido el “GPS”.., le pongo el mapa, le digo que ruta en bici, y te salta la sorpresa, encuentra rutas alternativas, que por supuesto, no dudo en elegir, como fueron esos fantásticos últimos 30 kms para llegar a Monywa, eso que en el cruce me dijeron que la lluvia había complicado la pista, pero hay que lanzarse, si no, no hay aventura..
Son kms de tierra, por aldeas rurales, por campos de cultivo, por templos preciosos sin fama, sin nombre  para mi, con una gente que te saluda, y que no importa parate, aunque retrase la marcha, no hay prisa, hay que ir viendo, disfrutando, sintiendo…
A partir de Monywa ya empiezo a girar hacia la derecha en el mapa, quiero acercarme a ver ese budha que vi ayer desde lo lejos, sobresalir su figura en un alto, dicen es el más alto del mundo, y hay unos 500 metros de subida, que te hacen llegar calentito…, hasta sus pies, luego ya es lugar de culto, y la bici tiene que esperar a la entrada.
Resulta que se puede subir por dentro, hay un mirador en la parte de atrás del segundo piso, a la altura de los pies, y desde allí, hay unas escaleras, que piso a piso, puedes seguir subiendo, un piso, otro, otro más…, al final terminas dentro de su cabeza, para darle tormento al pobre hombre…, mi desilusión, es que no hay vistas al exterior, sólo te las puedes imaginar, y sentir donde estas metido.., pero el sentimiento es para ellos, en cada piso hay budhas, y en otros murales pintados en las paredes, que según van ascendiendo, van rezando.
Mi siguiente destino es la ciudad de MANDALAY, ciudad que quiero conocer, a la que llego tarde, muy tarde, menos mal que tengo buena luz, y con batería, viendo el río, y siguiendo las órdenes del móvil, que se pone modo noche, y cambia de color, que mono, en mi primer córner, al igual que en Monywa, coincido con una celebración, todo lleno de fruta y comida, con música muy alta, y que no tardan en invitarme, pero no me puedo entretener, es una ciudad muy grande y hay que llegar al hotel, que por suerte, lo tiene localizado el GPS, con una bandera de meta…, 5kms, 3kms, 1km, y prueba superada, he llegado muy cansado, pero contento, por otra gran etapa con buen final…
El hotel, para mi es de esos buenos, pero que para ajustar presupuesto, cojo las habitaciones compartidas, una buena opción, porque gozas de todas las comodidades, y de un gran desayuno, por menos dinero…
Hoy la visita no puede faltar, me llama la atención conocerlo, el puente de Ubein, el puente de madera de teca, más largo del mundo, más de un km sobre pilotes de madera…, pero esto de las guías turísticas es lo que tiene, que como ponga que el atardecer es bonito, y llegues a esa hora, no puedes ni pasar de la gente que hay, es cuestión de esperar, entrar despacio, pasear, y cuando ya cae el sol, que los turistas desaparecen, poder cruzarlo con la bici, un gran placer, y para que haya menos gente, si se pone a llover, ya si que, que me quedo sólo, a resguardarse en el medio, bajo un techo, aflojar un poco la lluvia, y a regresar, pero, la lluvia, pasa a tormenta, truenos, lluvia fuerte, en pocos minutos las calles están inundadas, y aunque me voy cobijando de tienda en tienda, no me puedo quedar, que quedan más de 8 kms y hay que salir de aquí, que la cosa se está poniendo peligrosa, las motos las llevan empujando, yo a penas mantengo el equilibrio con el oleaje, así que a avanzar como sea…, sin luces, y sin naaaa, sólo la cámara de fotos que llevo en una bolsa de plástico metida por dentro de la camiseta, como embarazado…, empapado, vaya pintas…, cuando llegué al hotel estaba hecho un “cromo”…
El día siguiente de paseo, que la bici también tiene que descansar, que se sequen las zapatillas, a ver otra cosa mas grande del mundo, esta vez una campana, y una pagoda que es peculiar porque sus figuras son blancas, en vez de doradas, y esta junto al rio, con dos grandes leones a la entrada como protegiendola…
La salida no fue menos espectacular, por la noche había llovido, y las carreteras de nuevo inundadas, con lo contento que estaba por haber secado las zapatillas con un secador…,je,je, primer km, y ya con el agua hasta los pedales…, algunas motos buscan carreteras alternativas, pero yo tengo que ser fiel a mi nuevo aliado, el GPS.., así que “palante”, con lo que toque compañero…, menos mal que fueron solo unos kms…
Pero el día pinta gris, al poco empieza a llover suave, hasta se agradece, porque es el reencuentro con la montaña, creía que eran 3, o 5 kms, que felices me las prometía…, uno más, y otro, cuando voy por el 15…, quien aparece, de nuevo el chaparrón, con lo lento que voy le he dado tiempo a llegar, je,je…
Tengo que resguardarme bajo el techo de una casa de una familia,,es imposible seguir, parece que se ha roto el cielo…, me quedan 30 kms, y tendrá que llegar la bajada, así que “palante” otra vez…, pero y la bajada, es el primer puerto que encuentro que no,la tiene…, empapado cubro las alforjas, pero yo no, para que, si me ha pillado el chaparrón ya mojado…, al final, cuando suaviza, hay que ponerse el poncho, no por la lluvia, sino por el calor que da…, y km a km, llegar al hotel, que tenía localizado en la misma carretera, y entrar directo al “corral”…, como iría que no hice la grabación de costumbre de las buenas llegadas…
He llegado a Pyin oo Lín., vaya nombrecito de dibujo animado…, es una ciudad que antiguamente la usaban los ingleses como lugar de vacaciones, así que tiene casas con estilo colonial, y también tiene fama por sus jardines. Y narices tiene la cosa, que fue salir de la ducha y el día despejo…, así que a pasear, como no con la bici, pero en chanclas, y con un paraguas (de mujer,je,je), por sí acaso.., a ver esos jardines, aunque me vale recorrerlos por fuera, y así no ando pagando entrada…, y además hay que hacerlo andando y no hay ganas de andar…
Pero la alta montaña de la ruta estaba por llegar, cuando me las prometía muy felices, que ya había pasado lo peor, y empezaba a bajar, a bajar más, con unas pendientes que tienes que frenar fuerte para no salir disparado…, y miras lo que hay delante, a los lados, todo rodeado de montañas, y sigues bajando…, que parece que vas al infierno…, sólo piensas en donde te estás metiendo…, no me extraña que los que me veían me saludaran, y animarán…, como diciendo “no sabes la que te espera”…
Hasta qué aparece un río, un puente, y ya no se puede bajar más, hay que cruzarlo, y…??, pues a subir…, a salir de ese agujero como sea, como sea que es 500 metros empujando, 200 metros montado, como sería que no habia visto nunca el cuentakilómetros a “cero”, y estar avanzando…(empujando claro, no había otra manera).
Me fallan los cálculos de kms, y por supuesto de hora, no puedo llegar al pueblo previsto.., pero no se puede más…, en el primer pueblo que encuentre me paro…, porque ya voy con la luna en el cogote, y porque ya no puedo más…
Y suerte la mía, llegar a un pueblecito, ver unas luces de un restaurante, y ver el cielo.., y más cuando veo una nevera al fondo llena de cervezas frías…, bueno había otra al lado con refrescos, pero esa primera cerveza que me tomé, es de la que llega hasta las uñas del pie…
Cenar con lo puesto…, y ya cuando vas siendo persona, preguntar por dormir, me da igual, me tumbo donde cenado y listo.., pero no, me dice el dueño que espere, al rato que le siga, y cual es mi gran sorpresa, me ha llevado a una pagoda, que los monjes me dejan dormir ahí…, una de tantas y  tantas pagodas que he visto por fuera o paseando, pero ahora me toca estar dentro, dormir resguardado por las 2 grandes figuras de leones a la puerta, y no se sí fue el cansancio, o el sitio, pero todas las imágenes que recuerdo de mis sueños eran buenas, de jardines, de lagos…, misterio…???
Con el cuerpo ”trillado”, pero los ánimos por todo lo alto, la ruta está llegando a su fin, el lago Inle, está ya a tiro de piedra…, ya con terreno suave, y entretenido paisaje, con pequeños pueblos como de color rojizo, de la tierra entre sus casas, destacando una buena parada de avituallamiento, para descansar, pasar un buen rato, y tomar un cafe calentito, el que creo será el más barato del mundo, sólo 100 kyats ( 1 euro 1380 kyats, hacer cuentas, casi regalao, así que a tomar dos, y dejar propina, además la cocinera al mando, y la camarera eran niñas de menos de 12 años… ( una pena que tengan que trabajar tan pequeñas, cuando deberían estar en clase o jugando).
Es uno de los sitios más turísticos del país, su famoso lago, con sus pagodas junto al agua, y todo flotando en el agua: sus pueblos, jardines y huertos, con buenos tomates…, pero lo que más me llamó la atención fueron sus pescadores, y esa forma tan peculiar de hacerlo, con sus redes cónicas, y ayudandose con  la pierna para remar…
Pero no me vale acabar aquí, quiero hacerlo en un sitio más tranquilo, más especial, así que o al pueblo de la montaña de la izquierda, o al de la derecha…, al final gana el de la derecha, además lo localiza el GPS con ruta de bici…, así que voy pa ya…, ruta de bici, pero de pocas bicis…, por aquí, no va nadie, sólo los paisanos del lugar, que por aquí son de otra etnia, la etnia shan, a los que se reconoce bien por vestir de forma bonita y diferente, con trajes negros y turbante en la cabeza.
La ruta todo lo que tiene de bonita, lo tiene de dura…, bueno creo que exagero, o es que ya voy cansado, o me estoy haciendo mayor, je,je…, la dureza es en el medio, lo que es cruzar la montaña, porque los primeros 30 kms vas rodeando el lago, y los últimos, llegas a un valle…
A un valle donde está lo que buscaba, el pueblo de KAKKU, y su templo milenario, con más de 1.200 picudas estupas…, aquí si, buen sitio para recordar donde puse pie a tierra en Birmania…., además con esa imagen que encontré en un estanque, donde se reflejan las pagodas en el agua, y que guardaré para el recuerdo…
Como parte de ese recuerdo de esta gran aventura, de esos kms recorridos, de la sonrisa y el buen trato recibido por esta buena gente, del encanto que le dan sus monjes, de sus fantasticos templos, de sus miles de pagodas que le dan ese color dorado al país, de sus campos verdes, y de sus pistas de tierra rojiza…
Gracias y Hasta siempre BIRMANIA…!!!, Espero que volvamos a encontrarnos algún día…
Aquí termina la ruta, pero el viaje continúa, estoy saliendo del país, rumbo al norte de Tailandia, dirección a Chiang Rai, donde me espera esa parte entrañable de mis viajes, que tanto me gusta, que es el encuentro con los chic@s de aldeas infantiles SOS…

Clasificado en: General

YANGON- BAGAN (BIRMANIA 2016)

2016
8
Nov

14 DIAS -  1.300  kMS Recorridos
La ciudad de Yangón, en la que me costó mucho encontrar alojamiento, tardé en llegar a la zona que buscaba, es enorme…, tardé en encontrar el hostel que llevaba apuntado, y resultó estar  lleno, así que en ese enjambre de calles no es fácil…, entre en un café con buena pinta, y el wifi ya me ayudó… Me ha mostrado varias de sus caras, la bonita, con sus jardines, lagos, buenos hoteles, y sus famosas pagodas, a las que preferí visitar de noche, al estar iluminadas…, y su otra cara, la más fea, la que menos me gustó, demasiado caos de pequeños buses y combis,  demasiada gente en poco espacio, y la zona donde me alojé, llena de calles poco iluminadas, estrechas y grandes edificios destartalados, con digamos ” algo sucias”, que las ratas y perros tienen para cenar de sobra todas las noches…, y la otra cara, digamos la mas internacional, en un cómodo hostel, te encuentras con viajeros de todas las nacionalidades, cosa que no esperaba pero que te hace mas ameno el tiempo de descanso…
Hay que decidir ruta, a partir de aquí, estoy muy verde…, veo un poco las distancias, y los días que llevo, y decido salir recto, (hay que suprimir, y quito la visita a las playas, que son todas iguales,je,je…)…, así que rumbo al NORTE…
Y si entrar me costó, salir casi más…, todo me parecía igual…, a preguntar, y volver a preguntar…, que vaya saliendo de este laberinto de avenidas y autovias.
Que mejor forma de relajarse, que jugando con unos chicos a ese deporte tan popular por aquí, que es como voleibol, pero sin darle con las manos, y con un balón hueco, hecho con tiras plástico…
Ha sido el tramo más aburrido del viaje, porque había más tráfico del deseado, y porque parecía que tuviera prisa por llegar a mi siguiente destino, cosa no habitual en mi…
Con la llegada a Pyay, todo volvió a su sitio, la tranquilidad vuelve a reinar, en mi, y en el entorno…
No creo que muchos viajeros lleven su viaje tan poco preparado como el mío…, la única guía que llevo, sólo la puedo ver en mi “tablet”, cuando tengo internet, y como lo suelo dejar a última hora, cuando hay sueño, pues a lo poco que me da tiempo a enterarme, al menos de lo más importante…, como fue las ruinas que hay antes de llegar a la ciudad, a las que siento decirlo, pero me gustó más dónde estaban, la pista de tierra y arboleda,  que como estaban, porque estaban en ruinas…
Y otra visita, que por ver sitios no sea, me las apaño para que me lleven unos 40 kms en moto, luego a coger una barcaza, para mi, el capitán, y un avispado chiquillo, que hacia de guía, pero en birmano, je,je…, y ahí está la montaña que buscaba, Akauk Taung”, con sus budhas esculpidos en las rocas, cientos de ellos, impresionante como los harían, porque son paredes inaccesibles, y con el río debajo…, sorprendente…
Buenas cenas me pego, junto con el desayuno, que a veces también, son las comidas principales, y si se encuentra, algún postrecito de esos recién hechos en la calle, pues también…, su precio,(entre 10 y 40 centímos),  ayuda a querer probar y comer más…, pero no se puede, hay que controlarse…je,je Lo que si se comen rapido son los kilometros, porque la mayor parte del recorrido es plano, lo que ayuda mucho a avanzar, a veces casi a volar, je,je…
El paisaje me gusta mucho, sigue siendo verde, verde, parece que han hechado una manta verde que lo cubre todo, y luego han pintado unas rayas rojas, (las pistas de tierra), otras de gris (las carreteras), y han puesto adornos  dorados, que son las pagodas…
Algunas ciudades, quizás por mi tipo de viaje, apenas las veo, Y las recuerdo mas por pequeños detalles, como puede ser una buena cena, un buen alojamiento, o un buen trato con la gente que he encontrado, como pasó en Magwe, y Kok Chao…
Esta última, la vi solo de pasada, pero la recordaré por la gran etapa de bici que fue, de 131 kms, y 8 horas dando pedales, además la última parte por carreteras secundarias, y al no encontrar alojamiento, ya de noche, terminé encontrandolo a 5 kms, en un resort en la carretera, que para mi sorpresa, calidad-precio, muy buena (18 euros), y con una gran sorpresa, piscina iluminada, asi que fue descargar, y al agua patos…
Me he descargado una aplicacion en el movil, que me ha recomendado otro viajero, y resulta excelente, porque te descargas los mapas del pais que quieras, y con el gps, te marca rutas, distancias, alojamientos…, se llama MAPS.ME, quieras que no, la tecnología está ahí para usarse, aunque no sustituirá a mis grandes ayudantes, la gente anónima que encuentro por el camino, que me brinda su ayuda desinteresadamente…
Ciudades que me han traído hasta aquí, hasta esta gran maravilla del mundo, y que ha superado mis expectativas, me ha encantado, esta ancestral  zona de Bagan, y sus más de 4.000 templos…, los causantes de que hoy esté aquí…
Si hay un monumento, o mejor dicho un conjunto histórico en el mundo, para ser visitado en bici, es este, aunque no se quedan atrás otros grandes como Tikal, o Ankhor…, desde que puse pie en Bagan, no ha podido salir mejor, cuando llegas sudando, preguntas en el primer hotel  que te gusta, te hacen descuento, te dan un vaso frío de zumo, y el aire acondicionado en la recepción,  no hay nada que pensar, te quedas  y punto…,je,je (16 euros bien los vale).
A mi me ha recordado a una ciudad como del futuro, je, je, bueno me explico…, como a una zona diferente, puesta aquí en medio de este país, como sacado de un cuento, o una pelicula…, está lleno de turistas,( cosa que no veo mal, que tienen que vivir esta buena gente,) que se mueven en motos eléctricas, en bicis, o en carros de caballos, aunque hay zonas y grupos que también van en autobús…, todo muy limpio y cuidado, luego por la noche, a las afueras,  para cenar, todo lleno de hoteles y restaurantes, iluminados como sí fuera Navidad…


Y que mejor sitio para tener el primer pinchazo, que junto a uno de estos ancianos templos, fueron 3 pinchos grandes, como para no desinflarse la rueda, pero se dio bien, yo creo que recibi la ayuda divina de algun buda, je,je…

En fin, que Bagan es “diferent”, pero la esencia es lo que cuenta, la historia que esconde entre sus pistas de tierra…, entre esta meseta verde y ese cielo azul , que castiga en las horas fuertes de sol… No se por dónde empezar…, así que como siempre, resultó ser  por la trastienda, desde lo que llaman “New Bagan”,  por la parte donde no hay casi nadie, donde están los caminos más estrechos y los templos más pequeños, para irse poco a poco animando cada vez más la fiesta…,  miro hacia arriba, y donde veo que sobresale uno más grande que los demás…, “pa ya”…, y así, a por otro…, emocionante paseo…, que para hecharle más sabor al asunto, que mejor sitio para tener el primer pinchazo del viaje, que a las puertas de un solitario templo, que por suerte o por la ayuda divina de algún budha, se arregló de inmediato…
A seguir la visita, que hay muchos, hasta que la tarde aguante, eso si, según va cayendo la tarde,va apareciendo gente, sin saber muy bien de donde, y se “conquistan los templos”…, me explico, como dicen que ver atardecer desde arriba de un templo grande de estos, es algo digno de ver, pues todos para arriba, a sentarse en filas y a esperar el atardecer…
Aunque yo no esperé mucho , me fui pronto, con algo de sol, porque me gustan más, cuando están relucientes, bien iluminados por el sol, y rodeados de verde chillón… (Además, si había nubes…, en fin…,je,je).
Es una parte la que he visto, me queda otra para el día siguiente, así dan más de sí…, la zona donde están algunos de los más grandes, donde puedes entrar por dentro, recorrer sus pasillos con puestos de venta de regalos, y ya más dentro, ver esas grandes imágenes de diferentes budhas, una por cada costado…
Y para el final, el que ha resultado mi favorito entre las grandes pagodas y templos, el gran “Shwezigon”, me ha impresionado verle relucir, contrastado con el blanco de su zona de apoyo, y con el fondo azul del cielo…, me he queddo un buen rato sentado en frente, y además muy tranquilo, porque apenas había gente…
Este ha sido mi último templo en Bagan, los guardaré a todos en mi recuerdo,  espero que para siempre, y que ellos sigan aguantando el paso del tiempo como hasta ahora, capaces de soportar más de 500 temblores en el último siglo…
A partir de aquí la ruta en bici continúa, ya estoy subiendo un poco más al Norte, siguiendo el rio Irawadi, el mas largo del pais, hasta la ciudad de Monywa,  y ya desde allí, tomar rumbo Este, dirección Mandalay, y sus alrededores, sin entretenerme demasiado, je,je, que los 28 días de visado, se van terminando antes de lo que parecía…

A seguir pedaleando, conociendo sus ciudades, sus templos, sus pagodas, sus monjes, y su buena gente…, y como no, guardando esos sabores de su especiada comida…, eso si, los grillos no los voy a probar, que he visto algunos sitios donde los ponen fritos, como si fueran palomitas, pero a ver quien es el guapo que les hecha el diente…, el que se atreva que me lo diga y le llevo unos cuantos…

Clasificado en: General

MYANMAR 2016 BÉJAR (España)- YANGÓN

2016
28
Oct

Primeros 600 kms recorridos

Desde mi salida de Bejar, donde acompañé a los chicos de Isabel del colegio Marques de Valero, en su día de bicicleta por la ciudad, y que también me valió de despedida,( muchas gracias chicos),  todo está resultando fenomenal…

Lo primero es salir de casa ccn la bici al hombro, que como pesa cruzar todo el parque hasta el autobús…, primero a Salamanca y de ahí al aeropuerto, que como no iba a pensarme, me pasaba 6 kilos de los 23 permitidos, así que a sacarlos de la caja, ya no me pilla de sorpresa, llevo una navaja escondida en la caja, y lo mejor que les convencí, para que no me cobrarán los 150 euros por la bici que me pedían.
La llegada es a Tailandia, a Bangkok, que como toda gran ciudad asiática, no le falta el tráfico, el barullo, los edificios altos, los puestos callejeros…, yo esta vez aquí, sólo estoy de paso…
Han sido 3 días, medio de descanso, y hacer los trámites, de  solicitar el visado para Myanmar, o a partir de ahora lo que llamaré Birmania, que me gusta más, el primer tramo lo hice en metro, al que me subí por primera vez, y eso que ya he caído unas cuantas veces por estos lares…, y el segundo andandito, que todavía se llevó lo suyo…
No hay problema, me recogen el pasaporte, las fotos, y el formulario, y a esperar 2 días que vale la mitad que sí te lo dan al momento…, el resto del día a seguir el paseo…
Ya preparo la bici, todo en regla, menos un tornillo, que se había perdido, el que sujeta el sillín, y  me costó el día entero encontrarlo, y ya con el visado en mi poder, me voy ya dando pedales por la ciudad…, hasta un hostel cerca de la estación de autobuses, que me voy para el norte, levantarse y al bus, unas 9 horas hasta Mae Sot, a 7 kms de la frontera.
La noche la paso en un fenomenal hotel por tan sólo 10 euros, hay nervios, la cabeza está dando vueltas…, hay muchos interrogantes sobre Birmania, pero ya no hay tiempo para más…
A subirse a la bici, y a la AVENTURA…, cruzo otro puente de esos que llaman de la amistad, a registrar el pasaporte, y…, todo en regla, para dentro del país…
Lo primero es mirar donde cambiar dinero entre tanto barullo del pueblos fronterizo, pero veo un banco oficial, y a esperar que den las 9 que abren, me dan un buen cambio, casi como el de internet, así que con todo listo, a dar pedales…
Parece que me dan la bienvenida, je,je, hay una pequeña fiesta, un desfile por la carretera, así entro más animado, je,je
Hay una zona montañosa al principio pero a partir de ahí se suaviza el asunto, el terreno es bastante plano, lo que permite avanzar con menos dificultad…
Ya se van resolviéndola mis interrogantes, es fácil encontrar comida, rica y barata, con mucha fruta, variada, aunque mi favorita, la sandía es la que más abunda.
Coincido en la guesthouse con 2 americanos que van en bici, hablamos, pero aunque vamos todos a Yangon, yo me voy a desviar por una secundaria, así que nos despedimos por la noche…
Como iban a quere venir conmigo, si no lo veían en Google, bueno ni yo tampoco…, y por qué no viene, pues porque cuando llego al río, no hay puente…, uffff, mirar, preguntar…, y ahí viene la solución, se cruza en una pequeña barcaza de madera…, con lo cual sí la carretera está como viene en mi mapa, pinta bien…, y tan bien, la carretera, se convierte en pista de cemento, luego en media pista, hasta que se convierte en tierra, esa tierra rojiza de este país…
La ruta es fantástica, sin apenas ruido, sin nada de tráfico, sólo para mi y algunas motos…, pero tiene un problema, hay muchos cruces y me lío en cada uno, porque no se entienden las pocas señales que hay, así que de tramo en tramo…, preguntando  pero avanzando…
Son 80 kms fenomenales, de una inesperada ruta, que me llevó al mar, porque he cruzado el país por una de sus partes más estrechas unos 150 kms…
Aprovecho para ver la zona, hay un par de cosillas que quiero ver, un Buda que está muy descansado, el Buda tumbado, de los más grandes del mundo en esta posición, unos 550 pies, y de regreso, paro en un monasterio, que ya desde el paseo de la entrada todo entré árboles, te va como absorbiendo…, una pequeña atracción hacia lo místico…, los monjes paseando, todo rodeado de árboles, pero yo, donde voy…,?2, 3 kms para dentro…,  Al final hablo con unos monjes, donde se acaba la pista, y me indican que suba las escaleras…, y ahí es donde está el asunto, la señal de prohibido hablar parece que lo va prediciendo…, una gran sala con la gente metida en una especie de mosquitero individual…, todos meditando…, me indica un monje que suba, me indica que pase para dentro, subo a la segunda planta, y ahí ya están los de verdad, más de 100 monjes, meditando, que silenció y que paz se respira, pues a meditar yo también un estilo, que no viene mal…
Los alonamientos están bien, o guesthouse o hotelitos pequeños, que me suelen costar entre 7 y 15 euros, aunque me permití pagar 20 dólares en uno, porque se complicaba la cosa, llegué de noche, y los 2 primeros sitios que pregunté llenos, así que entre la hora, ya de noche, el cansancio, y que la señora me lo bajó 10 dólares (costaba30), pues a descansar que me lo he ganado, je,je…
Lo llaman el país de la sonrisa, y su gente hace honor a ese nombre, porque aunque me encanta el paisaje, lleno de pagodas doradas por todos lados, repartidas por las montañas, los pueblos…, lo que más me agrada es esa pequeña sonrisa que me brindan sus paisanos al pasar a su lado…, te da como ánimos a avanzar…, ya he aprendido a decir 2 palabras que uso mucho, “minglabá” todo tipo de saludo, y “yisutemare” gracias, (aunk no se como se escriben), que el birmano no hay quien lo entienda…
Si además le sumo la ayuda que me brindan, y eso que cuesta entendernos, me indican bien, prueba de ello ha sido que 3 noches, (porque haga los kms que haga de etapa al día, entre 70 y 100 kms, estoy llegando al atardecer, o ya de noche, no paró de entretenerme demasiado por el camino..), me han acompañado en moto hasta la mismísima puerta del alojamiento, cosa que se agradece una barbaridad, sobre todo sí ya son pueblos grandes donde todo es más difícil de encontrar.
Las cenas también me las tomo con calma, busco los sitios donde hay gente, que sólo con ver pasar la gente, ver como preparan comida de todo tipo en la calle, hace el rato muy entretenido, y encima està rica, me gusta esas especias que le he han al arroz, a los nodels, los vegetales de todo tipo, y esos platitos de sopa que te suelen poner para acompañar cualquier plato…
Así que, a cada km que hago más agusto y más contentó de estar conociendo este pais, que km a km me ha traído hasta la ciudad de Yangón, o también llamada Rangún, lo que fue la antigua capital del país, eso si, esto ya si es como cualquier gran ciudad asiática, llena de tráfico, de caos, de barullo…
Pese a llegar sobre las 3 de la tarde, hasta las 9, no llegué al hostel, el que tenía visto estaba lleno, luego a otro, no me gustó, y usando el wifi de un bar, terminé en uno que ya si, de esos que gustan a los viajeros, bien situado, limpio y cómodo…
El día de descanso, lo he aprovechado bien, un par de visitas obligadas, saludar a los oyentes de la tertulia de radio de los viernes en la que participo y a intentar preparar el resto de la ruta…
Llevo los primeros 600 kms recorridos, y ahora ya pongo rumbo al NORTE, que me queda mucho por conocer y recorrer…, aunque a estas alturas, no tengo muy claro por donde voy a ir, tengo que calcular bien los 28 días de estancia de visado que tengo, y los kms que puedo hacer…
Lo que está claro es que mañana hay que seguir…, a dar pedales amigos…
Clasificado en: General

Despedida Asia 2015

2015
27
Nov

Tras algo mas de una semana por Bali, con la ciudad de Denpasar como lugar de estancia, visitando templos, cascadas y algunos sitios que no conocia…
Se termina otro gran viaje, han sido 2 meses, con sus 60 días…, en los que he visitado 4 países:MALASIA, SINGAPUR, TAILANDIA, e INDONESIA, he tomado 10 vuelos, he recorrido 1.800 kms en bici, unos cientos kms en moto, otros tantos en autobus, y unos cuantos kms más andando…
Ha sido un viaje inesperado, que ha resultado variado y entretenido, su parte mas turistica, por Malasia, Singapur y Tailandia…, su parte más de deportiva, con el tramo recorrido en bici por el norte de Sumatra y Bali; su parte de excursión, y aventura con los variados trekings que he realizado…, y pasando unos días en una playa sin las comodidades a las que estamos acostumbrados…; y su parte más entrañable, el tiempo que he pasado visitando 4 Aldeas Infantiles SOS de Indonesia: Banda Aceh, Melabou, Medan y Bali.
Un viaje en el que no he tenido ningún percance, y donde de nuevo lo mejor ha sido la gente que he tenido la suerte de encontrar en mi camino…, haciendo muchos nuevos amigos…, gracias a todos ellos por su tiempo, su ayuda, o simplemente su saludo o compañía…
No puedo más que guardar un gran recuerdo…, y regresar contento de haber disfrutado de una nueva y larga aventura a miles de Kms de casa…, en la que he intentado aprovechar al máximo cada día…, cada momento vivido…
Gracias a todos y hasta la próxima amigos…!!!

Clasificado en: General

ASIA 2015 Isla de Flores (Indonesia)-Aldea infantil SOS Maumere

2015
14
Nov

He regresado a la isla de Flores, en el este del país, a miles de kms de Banda Aceh, donde comencé la ruta en bicicleta…, Indonesia es enorme, sus principales islas son muy grandes…, tiene buenas y baratas conexiones por avión, con la excepción de Flores, aquí los vuelos son más caros rondando el millón de rupias…(60 euros).

He venido con Pak Putu, que está haciendo labores de director de la Aldea, el director de la aldea que yo conocí, Agus, falleció y sus sustitutos, no han durado en el cargo..,  esperemos encuentren pronto alquilen que sepa llevar esta Aldea Infantil, como se merece…, eso si, trabajo no le va a faltar…
Durante su tiempo de trabajo, reuniones con educadores, madres y trabajadores, yo me entretengo…, he alquilado una moto, y suelo salir todos los días a dar un paseo por los alrededores…
Luego ya pasada la mañana, nos dedicamos a estar con los chicos, a jugar con ellos, principalmente a actividades de deporte, fútbol y voleibol, y como no…, al ajedrez, les está enseñando Putu…, y ya alguna vez que otra me ganan, no se sí seré yo el malo, o que ellos aprenden muy pronto…
Si los días pasan rápido, aquí yo creo que aún más…, no se sí será por lo tranquilo del lugar, o por que la agenda es muy relajada…
He alquilado una buena moto, a un amigo de aquí, es grande, que aqui hay muchas cuestas…, sólo es cuestión de recordar, eso de los cambios, con el pie, con puntera y talón…, así que a estrenarla con una bonita primera excursión, a ver el monte Egon, un volcán que está activo, no muy lejos de aquí…
He leído a donde había que llegar, y para allá me voy, por suerte doy con ello…, a un punto en el que hay 4 casas y un cartel…, a partir de aquí a ver…, al final, con un chico que se acercó, imagino, ya lo hace más veces, negocio el precio…, y se viene de guía conmigo, aún nos quedan 5 kms en moto, por una pista más o menos bien, y menos mal que llevo compañía, si no, no hubiera encontrado el camino…
Luego es cuestión de subir, y subir…, entre árboles, arbustos…, y ya más arriba entre piedras…, todo hacia arriba…, agradezco por una parte el que esté nublado, si voy sudando a lo grande con el día así, si hace sol, no se yo…, la pena es que el mar, que voy dejando abajo, no se ve…
Aclara un poco, y ya se ve el final, no es difícil de adivinar, donde termina el pico…, un último esfuerzo…, y ya casi está, luego queda medio km pero ya suave, y ahí está el cráter…, un gran agujero, con un par de fumarolas, que se ven desde arriba muy bien, y que también se oye…, suena como un motor encendido…, el día aclara, y aunque no veo el mar, si me deja ver el lugar a todo lo ancho…, damos un paseo alrededor y vamos viendo, un par de salidas de vapor, más pequeñas, pero que te puedes acercar a poner las manos encima, y ver que eso tiene pinta de quemar…, y mucho…
Ha sido 1,30 horas, hemos subido muy rápido, lo normal son de 3 a 4 horas…, eso es que aún hay fuerzas,je,je…, aunque aún queda bajar…
Y no se sí Sioux, que se llama el chico, tiene prisa, o es que le he pagado poco,je,je…, el caso es que bajamos aún más rápido, casi en línea recta, atajando a cada curva…, y aunque a veces me cuesta algún tropezaron, lo que no entiendo como el va saltando como una gacela, entre piedras, raíces, y tierra suelta…, porque va en chanclas…
También se suda bajando…, ya se ve la moto…, un poco más y eso si…, llegué reventao.., me dijo que si quería acercarme a ver unas aguas termales…, cerca de las casas, pero no…, cualquiera aguanta media hora más de caminata…
Una bonita, pero dura excursión, que me deja dos días más tranquilo que si estuviera anestesiado…, a jugar al ajedrez y poco más…
Y listo para la siguiente…, me voy en busca de las cascadas de Muroshobe…, de nuevo a la aventura, sin saber si las encontraré…, a unos 35 kms de Maumere está el desvío, pero no es ese, después de unos kms, me dicen que tengo que regresar, es el siguiente…, no importa, el paseo entre estas carreteras de montaña, sin rectas, entre montañas, es divertido…
Esta vez si parece que he acertado, un desvío más…, y a seguir la carretera.., que poco a poco se va estrechando hasta convertirse en una pista estrecha de cemento, enlazando una aldea con otra…, que están ubicadas como en lugares inaccesibles, a no ser por la pista que las va uniendo…, hasta que el cemento desaparece, ahora es tierra, y luego polvo…, ahí comienzan los problemas…, la pendiente es fuerte, y la moto patina…
Cuando estaba a punto de darme la vuelta, o dejar la moto aparcada, en ese último intento de decir: ahora o nunca…, bajado de la moto y acelerando…, consigo subir…, y menos mal, porque aún me quedaban más de 10 kms…
Logre llegar, por una carretera enroscada a las montañas…, en el pueblo, se hizo un corro a mi llegada, y ale, con un chiquillo que se fue a cambiar la ra del colé, me voy a ver si las encuentro…
Unos kms más, y un pequeño paseo, y ahí están, un hueco entre una montaña con 2 cascadas de unos 100 metros, aunque una esta prácticamente seca…, bañarse en estos lugares, son momentos que no se olvidan…, cuando cuesta llegar, y encima el lugar lo merece…
La vuelta a la aldea es tranquila, no hay ninguna prisa por llegar…, que el entretenimiento no va a faltar… un día más, y de nuevo a la carretera, me voy los días que me quedan, a la playa de Koka, esa que tanto me gusta…
Está a unos 50 kms de Maumere, y 15 más desde la Aldea…, al final la mañana se me fue en la ciudad…, da igual, el camino no tiene perdida…, es una playa  conocida…, la sorpresa es que los 2 kms que hay desde la carretera principal, ya no son de tierra, están asfaltados, es el progresoooooo…, y siguiendo con las novedades, se han cargado un montón de palmeras cerca de la playa, y se han ventilado una ladera de la montaña…, una pena, no se dan cuenta que están destruyendo un tesoro…
Pese a todo, sigue manteniendo su encanto, sus aguas cristalinas, su arena blanca, y esa tranquilidad que le da, el que de momento no esté habitada, sólo vive mi amigo Blasius y su familia, quienes serán mis anfitriones una vez más…
Un baño, para quitar el calor…, y a ir aclimatandome al lugar…, a contar con que no voy a tener lujos, ni las comodidades a las que estamos acostumbrados, pero si, todo lo demás…
No va a faltarme compañía, tranquilidad, ratos de relax…, en fin, es lo que buscaba…
Dormir al aire libre, sobre el bambu, con las ventanas abiertas, es decir, al aire libre, sin paredes…, con la brisa como aire acondiconado…, es una agradable sensación, más aún, oyendo el mar a ambos lados, pese al ruido de las olas, que en vez de molestar relaja y puedes dormir “a pierna suelta”… Eso si, antes de las 6 ya está uno listo, para no hacer nada…
Son ratos de café, de baño, de jugar con los hijos de Blasius, o simplemente de no hacer nada, más que escuchar musica tumbado sobre el bambu a la sombra, frente al mar…
Pero también quiero actividad, así sienta mejor luego el descanso, es sólo cuestión de hacer unos kms con la moto, y en un rato, estas por una carretera estrecha, en una aldea que no sabes el nombre, dando un paseo por un sendero…
Las cenas son la mejor comida del día, el pescado es bien fresco, es el que traen los amigos pescadores a primera hora…, recién pescado…, y cada día son de un tamaño los bichos…, seguido de un café y una tertulia con el paisano que aparece por alli y se une…
Como no hay líos de internet que enredar, ni tv, ni esas cosas, rondando las 9, ya estamos todos acostaditos…, yo tumbadito en mi rincon de bambu…
Quiero volver a ver el volcán Kelimutu, está a una hora en moto…, prontito me voy para allá que luego calienta, pero he leído que se puede acceder desde un pueblo, y luego ir caminando…, me gusta la idea…, al final me informan a la entrada del parque, donde hay que pagar…, me doy media vuelta, me acompaña uno en moto, y me dice la carretera a coger, otra de esas pistas que se retuerce, y que tras unos 10 kms te lleva al pueblo, se llama Pemo, una pequeña aldea, con un gran contraste, una moderna iglesia en lo alto, y unas casas ancestrales en el centro, que aun siguen utilizando, no solo por dentro, sino tambien aprovechando su sombra, para trabajar tejiendo con mucha paciencia, bonitos sarones…, no falta la amable señora que sin conocerte, te invita a un café…
Y después del relax y las vistas de todo el valle con el mar al fondo, a caminar…, un sendero hacia arriba…, digamos “directo”…, sin apenas descansos…, menos mal que de nuevo se nubla un poco, es la hora del mediodía, la más calurosa, y las gotas de sudor, no paran se caer…
Algún que otro pequeño despiste, pero llego a la parte de atras de la zona del parking, lo rodeo, y para arriba…, eso si antes, supero un tramo de unos 150 metros que no se de donde los han sacado, unos metros antes hay escaleras, pero estos son imposibles, me tengo que agarrar a los cables de la luz que pasan al lado…, la pendiente y las piedras y rocas lo hacen muy complicado…, me he metido por una zona en la que están haciendo un nuevo acceso, pero hasta que no lo terminen…, ufff, cuesta salir de ahí…
Y ya si.., lleno de polvo, sudando, pero con unas ganas locas de estar aqui…, salgo al camino normal, una pista llana en buenas condiciones, que me parece una autopista.., es la pista que recordaba, en unos metros, te lleva a los lagos…, a esos lagos con el color de sus aguas diferentes…, una naturaleza sorprendente…, no se cuanto tiempo me quedo, estoy sólo en toda la zona y no tengo ninguna prisa, me recreo paseando por el borde…, eso si, con cuidado de no meter la pata más de la cuenta… A parte de disfrutar de un duro y bonito treking, la otra parte buena, como el camino sale arriba ya, no hay quien te cobre la entrada…, aunque no se lo digais a nadie…, asi que me he ahorrado la entrada al parque nacional, que aquí es cara, 150.000 rupias, unos 10 euros, que con esos, aquí, dan para mucho…
El regreso, es más fácil, evito el tramo nuevo, y luego todo cuesta abajo…, eso si, cuando llegó al pueblo estoy hecho un Cristo, lleno de polvo hasta las orejas…
Que mejor que buscar una cascada por la parte baja de, río, bañarte, y ya de paso sacar el gel y ducharse, que en mi residencia 5 estrellas de Koka, no hay agua…
Para mi sorpresa, el agua esta caliente, como si fuera termal, cosa que se agradece, porque ya ha caido la tarde, y en este agujero en el que esta la cascada, al agua no le da el sol…
Un día más por la playa, de una a otra, a la que llaman la de los hombres, o a la otra que como son originales, la llaman la de las mujeres…, imagino sera porque el mar es algo mas tranquilo…,total, sólo me separan unos metros, y a pasar el tiempo descansando las piernas…, a la brisa que corre a la sombra…
Hay que despedirse de la familia, me llevo muy bien con los 5, el matrimonio y los 3 hijos, al final, les regalo cosas de las que me puedo desprender, el saco de dormir, la esterilla hinchable,  el diccionario de ingles -indonesio, el teléfono…, que se que les han gustado mucho…
Una hora de moto más, y regreso a la aldea infantil, aquí también estoy entre amigos…, sin un momento de aburrimiento…, aunque ya poco tiempo, un día de descanso, y a hacer la mochila una vez más…, hay que coger el avión de regreso…
Aqui, los sabados los chicos tambien van al cole, los pobres solo descansan el domingo.., asi que los amigos de espana no se pueden  quejar…, y a las 6 de la manana ya estan todos formando a la entrada de la aldea, asi que me acerco a despedirme, que educadamente, uno a uno, te va saludando, con ese gesto tan bonito de respeto, que es chocar la mano, y llevarsela a su cabeza…
Ellos al autobus…, y yo a preparar las cosas, que de nuevo hay que goger un avion.
Entro en la última parte del viaje, una hora y media de vuelo, y en nada, ya estoy en la isla de Bali, en Denpasar, a pasar los últimos días de este bonito viaje…, que aun quedan unos poquitos…
Hasta una ultima entrada en el blog, de despedia, mi vuelo de regreso a Espana, es para el dia 24 de noviembre…, siempre que no haya imprevistos, que hace unos dias ha estado cerrado el aeropuesto de Bali una semana por la erupcion de un volcan en la isla vecina de Lombok, y ahora al otro lado, el volcan Bromo, en la isla de Java, esta tambien “bufando” mas de la cuenta…
Clasificado en: General

Medan (Indonesia)- Phuket (Tailandia)- Bali- Isla de Flores (Indonesia)

2015
3
Nov

Mis días en las aldeas todos son especiales y distintos, nuevas madres, educadores, personal…, y nuevos niños con los que relacionarse, y donde no faltan buenos momentos de entretenimiento…

Están preparando y de hecho he cuadrado mi ruta para estar aquí el domingo, el día de ” la CUP SOS 5 kms, run for youth”, por las tardes los chicos, bueno y yo también, salimos a entrenar un ratillo, los que van a bailar ensayan, los que van a cantar también…, por lo que hay cierto movimiento, más del habitual hasta que llega la hora de dormir…
Ha llegado el día, a las 6 de la nañana es la salida, desde mucho antes ya se oye barullo…, pero cuando ya está todo, y todos…, empieza a llover…, se ve algo de preocupación en las caras de algunos…, le digo “al jefe”, Pa Sumardi, que que pasa?, que para eso manda, que paré la lluvia,je,je, me dice que en 10 minutos, y no en diez, pero en 20…, se cumplió…
Ahora ya si…, todos a la puerta, a la salida, seremos más de 100 los que estamos listos…, unas palabras del director, bandera en alto…, y ale, a correr…
Son 5 kms, pero a mi me cuesta, así que despacio, que no estoy preparado…, aunque intentó mantener el ritmo…, entre ellos hay de todo, los que ya no veo…, por delante, y los que no veo por detrás, sobre todo algunos que salieron disparados y que han reventado….
Un discreto tiempo, unos 26′ minutos, y una posición mejor de lo esperada, el 18…, que para mis años no está mal…, y luego comienza la segunda parte, hay avituallamiento para todos, yo no tengo una parte del cuerpo sin sudar, y ni una parte de la camiseta o pantalón que no esté empapada…, según estiro, las gotas caen de mi cabeza casi a chorro…, hay calor humedo, que con cualquier esfuerzo se hace notar…
Hay una numerosa entrega de premios, incluso con cheques de dinero que han regalado los sponsor, por un lado para las chicas, y por el otro, para los chicos, todos muy contentos…
Comienzan los bailes, esos que han ensayado…, a mi me gusta especialmente, había visto ese mismo baile en el museo de Simanindo, y este le supera con creces…, con alegría en sus caras, y con equilibrios en las cabezas de las chicas, que no había visto allí…, la chica principal, es capaz de ponerse 6 cuencos en los brazos y uno mas en la cabeza, bailar con ellos, y luego quitarselos tambien bailando como si no hubiera pasado nada…, muy buena puesta en escena, y seguro que un buen trabajo detras…
Luego unas canciones, donde recitan en alto, que sin entender, te das cuenta que es algo patriótico, con el nombre y bandera de Indonesia, por todo lo alto…
Entre buenos ratos, el tiempo corre, más que yo…, hay que hacer el equipaje, y hay que comprar “maleta”, hay que ir a una tienda a por una caja para la bici…, por suerte para mi, es algo mas grande que la que traje de Espana, esos centimetros de mas, se notan…, en un rato, la bici está empaquetada, como si no hubiera salido de casa…
El visado para Indonesia es por un mes, por lo que tengo que salir del país, y por eso he pensado aprovechar mi salida y visitar de nuevo Tailandia, hace 8 años que no voy por allí…, desde aquí es una buena oportunidad, el vuelo desde Kuala Lumpur, me vale 25 euros, (menos que el taxi al aeropuerto en Madrid)…
Al final, viajo con la bici, no la he podido, o no he sabido, enviarla desde aquí a Bali…, no importa, un poco más cargado, un poco más de dinero, un poco mas de lío…, despues del paseo por Sumatra con ella, se lo ha merecido…
Son 2 aviones (Medan-Kuala Lumpur/Kuala Lumpur-Phuket)…, pero se lleva bien, son vuelos muy cortos, y en nada, estoy en Tailandia, me he quedado en el norte de la isla, en la zona cercana al aeropuerto, en un hotel muy tranquilo, casi para mi solo…, con todas las comodidades, así que no puedo quejarme de estos días de regalo, de vacaciones en toda regla…
El descanso en el hotel, en la piscina, lo compagino con paseos a la playa, a una que he sabido de su existencia por internet, y que da la casualidad, que sólo está a 10 kms de dónde estoy, pero como he alquilado una moto, es comodo llegar hasta allí..
Se llama “Banana beach”, y es de las pocas playas que quedan sin masificar, imagino ayudará a ello,,a que hay que andar unos 50 metros…
Es una playa pequeña, bueno 2, porque unas piedras la separan, rodeada de vegetación, con un mar muy tranquilo, una arena fina, y con “cuatro gatos”, a ratos incluso menos…, aunque como tengo una moto alquilada, hay veces que me he acercado a ver a sus vecinas de arena mas blanca, aunque estas ya estan rodeadas de hoteles y lujosas villas por todos lados…
Así qué, baño, sombra- sombra baño y a seguir con la ardua tarea del descanso,je,je…
Han sido unos días, sólo para eso, para descansar, pasear, y estar relajado sin hacer prácticamente nada más…, y disfrutando de ello, porque aunque es sencillo, a veces cuesta conseguirlo…
Con las baterías cargadas, hay que ponerse en marcha otra vez, de nuevo hay 2 aviones que coger ( Phuket-Kuala Lumpur/ Kuala Lumpur-Denpasar), el aeropuerto de Kuala Lumpur, pese a ser enorme, lo tengo controlado, es la primera vez que vengo a Malasia, y ya he estado 4 veces entrando y saliendo por aqui…, ya se por donde ir a los controles de pasaporte y equipajes, y por donde ir a dejar y buscar la bici…, cuando me ha tocado hacer tiempo, se pasa rápido y  entretenido, enredando en internet… (Tiene buena wifi y gratis).
Llego a Bali, a Denpasar, a una zona que conozco bastante, he estado ya varias veces y algunas con largas estancias (2 meses)…, aquí me siento muy agusto, y lo mejor de todo, entre amigos…
Uno, me viene a buscar, Pak Rai,(dueño de una guesthouse que frecuento), detalle que se agradece especialmente al ir cargado con la caja de la bici…,  y otro me espera en la residencia de jóvenes, su director, el bueno de Pak Putu…, más no se puede pedir…
La vida rueda, y rueda y no para, y los jovenes de la residencia se van haciendo mayores, la promocion de los que yo soy mas amigo, están fuera de la residencia casi todos, en unas habitaciones tambien de aldeas, pero ya viven solos, y lo mejor, todos compaginan sus estudios con trabajo…, es la parte que mas me alegra, ver que el sostento, ayuda y apoyo que les ha dado Aldeas, va dando su fruto, y cumpliendo el final de su misión…, en un año, o 2, ya terminan su vinculacion economica con Aldeas, ya estan preparados para afrontar la vida de forma independiente… Mis  mejores deseos, y la mejor suerte del mundo estos amigos, Dewo, Manik, Adik, Agus, Arta, Ketek, Frendy…
Ya es de noche, buena hora para ir a cenar, y charlar amigablemente con Putú, nos entendemos en ingles, salpicado de alguna palabra en indonesio, y cuando hace falta, el gesto, pues con los que hagan falta…, y como no, un “Nasi-goreng” (la paella Indonesia), con “es jeruck”, (su zumo de naranja, para nosotros, de mandarina)…, en un “warung” de al lado, llevado también por un par de jóvenes, y a un precio insuperable, poco más de un euro por cabeza…
Por el momento es una  estancia corta en Bali, sólo de un día, lo justo para preparar las cosas para el siguiente destino…, y comprar el billete de avion…, aún tengo previsto un sitio al que ir en este viaje,  la Isla de Flores, visitar la aldea Infantil de Maumere, lugar de salida de mi ruta en 2013, a miles de kilometros de donde he estado, en la otra punta de Indonesia…
Pak Putu tiene que venir por motivos de trabajo, y a mi, me apetece acompañarle, aprovecharé para estar unos días con los chicos y gente de la aldea, para conocer un poco más la zona, y los alrededores,  y para acercarme una vez mas, y ya van a ser 4, a esa playa que tanto me gusta, la mejor del mundo,je,je…, mi gran preferida, “la playa de Koka”…
Donde ya me espera su único residente, el amigo Blasius y su familia…, así que también pasaré unos días con ellos…
Un vuelo corto y directo de una hora y media, y ya ponemos pie en Flores…, con esa temperatura calentita de aquí…, un cielo bien azul, y un sitio muy muy tranquilo…, la Aldea Infantil SOS de Maumere, a unos 15 kms de la ciudad…
Así qué habrá que ver, como hago los planes, para pasarlo de la mejor manera posible, porque mi estancia por esta isla esta vez será mas larga, hay previstos unos 10 o 12 días…, que por supuesto no quiero que se acaben.., (aunque no estoy con la bici, la he dejado en Bali), habrá que disfrutar  de todo, de todos…, y de cada momento que pase por aquí…
Clasificado en: General

Asia 2015 Sidikalang- Medan (1.500kms)

2015
24
Oct

Sumatra me está agradando, sobre todo el comportamiento de la gente conmigo, y no sólo en la carretera, sino también en los ratos de paseo, en los sitios de alojamiento…, o en los restaurantes locales que frecuento, que no falta quien se acerque a darte conversación…,  lo que no se cómo nos entendemos, porque al final lo logramos…

Y una de las ventajas de ir en bici, es como ir a “ras de suelo”, digamos que se ve todo desde otra perspectiva, que desde un coche o un autobús…, en cualquier momento, la cosa más sencilla, te paras a observarla, ya sea un paisaje, una casa, o simplemente la gente andando, que por alguna circunstancia te ha llamado la atención.
Me suele pasar con los chicos que me cruzo que van al colegio, unos subidos en cualquier parte del autobús, motocarro o moto, y otros andando, incluso desde muy pequeñitos, aunque parece que el tráfico, aunque sea a veces molesto, no les importa…
Mi destino inmediato es el lago Toba, un gran lago de origen volcánico, siendo el lago de cráter más grande del mundo, pero me costó llegar unos kms extras, hay pocas señales que indiquen distancias, y los pueblos, pero lo que no me esperaba era que tampoco indicarán los desvíos…, el caso que me pasé de largo, unos 15 kms, con sus correspondientes 15 de vuelta…, un arco de piedra con algunas palabras en indonesio, y una señal vieja de 2 hoteles era lo que no vi…, menos mal que desde el desvío hasta el lago, son unos 20 kms, de una gran bajada, algo peligrosa si se embala uno…
El lago no se ve en su esplendor, está nublado, se pasa un puente, y se entra en una isla, Samosir, que está dentro del lago, una isla del tamaño de singapur, donde nada más poner pie en ella, hay un pueblo algo destartalado, en el que busco alojamiento, el hotel se va un poco de precio, y hay que subir a un cuarto piso, así que a la pensión…, que es planta baja, puedo meter la bici dentro de la habitación, y para dormir una noche es suficiente…
La isla es una zona zona turística, conocida por la cultura Batak, con sus típicas casas con los tejados en pico, y por el pueblo de Tu-Tuk, al otro lado de la isla, mi siguiente destino.
Según voy avanzando, voy viendo algunas casas Batak, que aún se siguen utilizando como vivienda, de hecho en la primera que vi, grande y cuidada, paré, estaba la dueña y me la enseño por dentro, donde no hay mucho, unos cuantos colchones de pie, que por la noche extienden, y poco más, antiguamente también tenían la cocina dentro; al estar levantadas como un metro, lo aprovechan para meter los animales, y lo que no entendí, fue el motivo de tener así los tejados, tan en pico, y por los dos lados, aunque el de la fachada principal, parece más alto, y tiene la madera tallada, con adornos y algunos colores.
No hay sol, está nubladillo, el lago se ve, pero no lo grande que es, ni las montañas que le rodean…, pero la carretera es ideal para la bicicleta, terreno llano y con apenas tráfico, lo que relaja bastante el asunto…
La casualidad, ha sido varios que suele aparecer alguien que me termina de colocar en el alojamiento que ando buscando, o en el que ellos me indican, cosa que se agradece aun mas, cuando encima llegas cansadillo; esta vez aparecio un señor cuando estaba leyendo un cartel de informacion turistica, y me dejó servido, me dijo un sitio de esos buenos, bonitos, y baratos, y hasta me dio un mapa del pueblo, asi que alli fui, y la verdad, que mejor de lo esperado, un buen restaurante, al fondo un jardin junto al lago, y una casita de esas tipicas que habia visto, sencilla, pero muy mona, y con esa sensacion de estar en un sitio con muchos años de historia…
Es un pueblo pequeño, muy tranquilo, y aunque está preparado para el turismo, ahora es temporada baja y estamos “cuatro gatos”, por lo que pasear por la noche sin tráfico, sin gente, sólo con las luces de los restaurantes y tiendas, y el lago alrededor, pide más tiempo en este lugar, me quedo para recorrer el otro lado de la isla…, yendo muy despacio, y parando a cada rato, además hacerlo sin equipaje, con la bici ligera, se agradece…
He visto su museo, con sus bailes típicos, con una  música un poco monótona, pero que no disgusta, y unas canciones como las de todos los pueblos, para pedir la lluvia, buenos cultivos…, pero lo que más me gustó, fue el sitio al que llaman “stone chair”, las sillas de piedra, donde antiguamente juzgaban a los delincuentes, un lugar con unas casas Batak, bien conservadas, y con un gran árbol presidiendo todo y dando sombra al invento, lo que habrá visto este árbol centenario bajo sus ramas…
Desde Tu-Tuk, hay un barco que cruza al otro,lado, por lo que lo prefiero a salir de la isla por el mismo sitio, un corto trayecto de una media hora, y a la carretera de nuevo…
Me ha sentado bien el descanso, hay fuerzas, por lo que voy a buen ritmo, junto con que pasado la subida de los primeros 10 kms, el resto acompaña la pendiente…
Lo que no me esperaba es que esas rectas embalado, no me llevaron al sitio esperado…, cuando preguntó que a que ciudad he llegado, no me lo creía, me había ido 90 kms a la derecha, vamos que sí sigo llego al mar, y yo iba a la montaña…, vaya chasco, je,je…
Hay un par de minutos de dudas, pero al final decido regresar, eso si, usando 3 mini buses, unas 3 horas, y eso si, costando e apenas 3 euros…, bici arriba, bici abajo…, y bueno al final con unos pocos kms extras más se bici, me quedo de nuevo en la ruta prevista…
Mi paso por Berastagi, no me dijo mucho, aunque hablan bien de el, lo que sí le vi un lugar estratégico para subir a un par de volcanes que hay cerca…
No veo muy claro mi idea de llegar a mi próximo destino, Bukit Lawang, atajando…, veo por google muchos cruces, muchos pueblos muy pequeños, así que decido ir dando un rodeo, y atajar pero ya más adelante, cuando esté cerca de Medan…
Lo hago por una zona que parecía tener clara, pero vaya lío…, en el primer km ya había preguntado un par de veces, y así a cada cruce, carreteras estrechas sin ninguna señal, y que cada paisano me mandaba para un sitio…, son los distritos de Medan,,zonas rurales comunicadas entre ellas, un laberinto del que logré salir a la carretera principal, pero unos 20 kms más atrás…
Esta ya si me lleva directo…, bastante llana, y según se va alejando de la ciudad, algo más tranquila es, y luego ya si, unos últimos 30.., 40 kms, de esos que gustan, entre palmeras, entre vegetación.., cruzando ríos…, hasta donde se termina…, aquí se acaba la carretera…
He llegado a Bukit Lawang, que de nuevo aparece “alquilen”, que me acerca hasta el alojamiento, que no es fácil encontrar, porque aún me quedaban unos kms hasta llegar, cruzar una calle estrecha, con 3 tramos de escaleras…, por lo que me vino fenomenal la ayuda…
Según vamos llegando, empieza a llover, fue llegar, y empezar una tormenta de esas fuertes, de truenos de esos que retumbaban todo…, rayos, y lluvia que parecía iba a tirar todo aquello, pero cuando estas bajó techo, y en un lugar como en el que estoy, pues hasta gusta…
He llegado a las puertas de la selva, estoy en una cabaña en alto, rodeada de árboles, con el río al lado…, un hostel de esos de nuevo que gustan..(rainforest house), y por tan sólo 3,5 euros ( al día siguiente me cambie a otra por soló 4, que me gustaba más…)
Me ha encantado el sitio, y ya esa misma noche con el chico que me había acompañado, era guía, y ya concretó todo con el, me voy 2 días de treking a la selva, a ver si encuentra os a los orangutanes…
Somos un grupo de 4 y el guía, Rozy, buen profesional, se cruza el río, y ale, a caminar…, a subir la montaña, entre raíces, árboles, pasos empinados…, y ratos de descanso…, viendo y también oyendo la selva…
Nuestro primer invitado es un mono de esos que no se recuerda el nombre, con los pelos de pinta, que nos va siguiendo de cerca…, hasta que al fondo, ya nos avisa…, vemos un par de orangutanes, uno con su cría a cuestas…, te quedas como tonto viendo con que facilidad se mueven entre los árboles, como se agarran, suben, bajan…, estos saben mucho, y otro guía de esos que ya les da todo un poco más igual, les ofrece comida para que se acerquen, la cogen y se vuelven a subir al árbol…
Nos encontramos con la famosa “Mina”, que dicen es agresiva…, lo mejor es que aparecen sin esperarlo, según estamos comiendo un paquetito de nasi-goreng, vamos, vamos…, que está aquí…, a correr, camino “camino palante”, paramos, vuelve…, así que otro poco más…, no me dejaron casi ni verla, el guía es bueno, pero se preocupaba demasiado por la seguridad… ( imagino que tendrá que ser así…)
Lo mejor fue nuestro tercer encuentro, igualmente sentados descansando, oímos, “good position!!, good position!! aparece otro con su cría, este andando rápido, y sin casi darnos cuenta, agarró a una chica por la mano.., al principio que bonito, luego, todos que nos fuéramos…, no soltaba…, se la llevaba…, ella temblando.., uf que rato pasó la pobre…
Después de la visita inesperada, llegamos al río, la zona de acampada, ya lo tienen acondicionado con plásticos, y Cañas de bambú, y menos mal, porque después de una buena cena, una tertulia y juegos a la luz de las velas, empezó de nuevo la tormenta…, que agusto estar aquí…, seco, tranquilo, descansando, y sintiendo llover…
Al día siguiente vamos a dar un paseo junto al río, para ver una cascada, pero no se puede, el río va muy fuerte, primero metias los pies, luego hasta las rodillas, luego casi entero…, y esta vez me toco a mi…, iba detrás del guía, y cuando parece que está todo controlado, un meneo fuerte del agua…, y ale te lleva la corriente unos metros…, las chicas se asustaron, los guías vieron que no estaba el río para bromas, y nos dimos la vuelta…
Lo sustituimos por otro paseo por la selva…, más empinado y complicado, ya sólo una chica, el guía (Rozy), y yo…, fuimos a dar al sitio donde el orangutan había agarrado a la chica…, y ya bajando, unos metros más abajo…, ahí están los 2 otra vez…, los vemos pero vienen andando por nuestro camino, otra vez a rodear…, además al no llevar fruta, por sí pasa algo, no nos deja acercar…, disfrutamos de verlos una vez más…, y a continuar…
Nos espera un bonito regreso, en un “rafting de la casa”, con neumáticos grandes unidos, pero que es divertido…, en una media hora, estamos ya en el pueblo…
Una cena los 4 del grupo, con música de guitarra de los locales, y un día de descanso, en esa cabana rodeada de selva, junto al rio, y de nuevo oyendo llover por la noche, en un buen colchon,  te deja como nuevo…
Queda una última etapa…, llegar a Medan…, salgo bien pronto, he quedado a la entrada de la ciudad, me esperan unos chicos de la aldea con sus bicis y Sumardi, el director de la aldea…, así que no me entretengo.., rodar, rodar que hay que llegar a tiempo…
Media docena de chicos, y Sumardi, me van guiando por este caos de ciudad, hasta llegar a la aldea, donde de nuevo me dan un bonito recibimiento…
Han sido casi sin quererlo, unos 1.500 kms recorridos, por una ruta inesperada, que me ha agradado bastante, ahora me quedaré unos días aquí, pero esto no termina aún, sólo lo ha hecho la parte más deportiva y entrañable del viaje…, aún tengo un mes por delante, que espero aprovechar, en el que tampoco voy a parar mucho…
Sólo me queda desde aquí, dar las gracias a todos los que me he encontrado por el camino, por haber conseguido hacerme hecho disfrutar de una estancia fantástica por esta isla de SUMATRA, algo mas desconocida, pero a la que también me gustaría volver algún día…
Próximo destino, volver unos días al sur de Tailandia…
Clasificado en: General

Asia 2015 Meulaboh- Sidikalang 750 KMS

2015
12
Oct

La ruta va avanzando…, son ya 750 kms,  después de pasar un par de días en la aldea de Meulaboh, de nuevo en muy buena compañía, entre las madres, los más peques, los que ya no lo son tanto…, y por supuesto con su director Pak Andy y Edy, educador de la aldea…

He visitado la ciudad con ellos…, me he comido unos buenos cangregos, tomado unos buenos caf’es, y agua, mucha agua, a ser posible fria, que hace calor, pero calor de verdad, de ese que  a mediodia cuesta estar al sol, y sobre todo he descansado, que habia llegado agotado…, y con el estomago que ha necesitado un par de dias de pastillas para entonarse…

Cuesta arrancar cuando estás tan agusto en un sitio, de hecho, me pidieron que me quedara un día más, para hacer una visita a una autoridad de la ciudad, y por supuesto, encantado…
Pero hay que ponerse en marcha, todo a las alforjas, que no me olvide nada…, a decir muchos adios…., y con la compania en moto de Andy y Edi, voy saliendo de la ciudad, con una nueva sorpresa, se unen unos kms, de nuevo los amigos de JP Team Cicling…, asi si dan ganas de continuar la marcha…
Voy siguiendo  la carretera principal que sigue la costa, aunque no siempre se ve el mar, y no siempre es llamo, cada vez que hace un recoveco hacia dentro, ya se lo que me espera, una buena cuestecita…, que eso si, luego tiene su recompensa, con su correspondiente bajada, que se disfruta, mas al tener la carretera un buen asfalto.
El mapa que tengo es un desastre, no da una, las senales, tampoco van muy alla, hay pocas y no marcan bien las distancias, es cuestion de seguir y seguir…, sin saber tampoco donde voy a llegar a dormir…
he marcado en el mapa unas etapas, que ya el primer dia no cumplo, la lluvia se encargo de que mi parada fuera en un lugar para mi sin nombre…, un toko (pequena tienda), con una buena nevera, fue mi parada, mi resguardo…, no para de llover…, miro enfrente, y el chico de la tienda me ofrece dormir enfrente, vaya suerte, que gran acierto…, una cabana de madera, nueva, con dos plantas, una arriba solo con el techo al aire libre…, fantastico, con luz y todo, y solo hay que cruzar la carretera, es la sede de una radio, de un club de motocross, por supuesto, voy conociendo a todos sus miembros, a lo largo de la tarde y noche, se han ido presentando…
Unas buenas tertulias tomando cafe en la tienda, y luego en la cabana…, y como no…, una delicia dormir escuchado la lluvia y tu calentito y seco…
Me dicen que me he quedado a 4 kms de Baharot, lugar previsto en el mapa, pero las distancias de esta gente, je,je, son como las mias, no coincide nada, han sido 18 kms segun mi cuentakms, los que hago por la manana, para llegar, pasarlo y seguir…
Por aqui, hay pocos turistas, bueno, no he visto ninguno hasta hoy, (ah, dos en el museo del Tsunami el primer dia), y menos turistas disfrazados y en bici…, asi que suelo ser objeto de saludos, preguntas, fotos, sonrisas…, lo que hace todo aun mas ameno.
Y si algo no falta en Indonesia, es sitios para encontrar comida, bebida y lo que se tercie, junto a la carretera…, de todos los estilos y maneras, desde los que estan bien preparados, a las casitas de madera con su mostrador y a tener suerte una neverita, que no siempre tiene bebida, y  muchos, muchos sitios, tambien para tomar un rico cafe calentito (kopi hitam, cafe negro, rico, rico),
Unas de mis paradas preferidas, son los puestos de frutas, como lleve hambre, no me lo salto, y algo me llevo para la buchaca…
Mi indonesio, no es que progrese mucho, pero tengo el suficiente, para entenderme con las compras, saludos, y alguna que otra conversacion algo trabada…
He llegado a otro pueblo, las pequenas ciudades las estoy usando como punto de llegada, para dormir, las tormentas son fuertes por la tarde-noche, y prefiero un techo, que por poco dinero, estoy pagando de 80.000 a 150.000 rupias, me merece la pena, y si encima algunos estan bien, pues mejor que mejor… (wifi y a/c, es un lujo en estos precios).
Las casualidades hacen que todo salga mas rodado aun, un senor que conoci al cenarme una hamburguesa de tortilla, con el que practico ingles, resulto, que se alojaba en la misma whisma (pension), que yo, me presento a sus amigos, bueno, companeros de trabajo, son todos banqueros, de una oficina de enfrente, asi que despues de cenar, de preparar con ellos la ruta, salimos a tomar un cafe, y que cenaran el resto, nos vamos en moto, hasta unos restaurantes a las afueras que por supuesto yo no conocia…
Entable mas relacion con uno, el amigo Edy, me cayo bien, se porto mejor, y lo pasamos muy agusto…, me conto un poco su vida, su trabajo, sus condiciones…, para que os hagais una idea, trabaja de 7 hasta que termine, el dice sin hora…, yo le vi llegar a las 7 de la tarde, es decir 12 horas, por 5 millones de pesetas, aqui bien pagado, pero que son menos de 400 euros…
Yo digo que el mejor lenguaje, es una sonrisa, te da alegria, te sientes agusto, y das algo, porque se transforma en otra…, que imagino, les hara mas o menos lo mismo que a mi…, por eso, como se que eso si se lo puedo dar…, no me suele faltar una sonrisa con todo aquel que me mira, saluda, o pita…
Los kms se van haciendo, ya llegando al ultimo pueblo grande que esta en la costa, he tenido que parar un par de horas por la lluvia, y es: esperar mas…, o aprovechar un momento que afloja, para salir, pues a dar una voz a mi mismo, de : vamos…, que son pocos kms…, y a darle…, han sido los 27 kms mejores fisicamente para dar pedales, las prisas por no mojarme mucho, que seguro va a diluviar en breve, el terreno llano, el paisaje.., el caso que me sentia como si de una contrareloj se tratase, intentando que e l cuenta, no bajara de 25 kms, y lo que son las cosas, mojado, empapado..,  pero al final he llegado casi seco…
Me alojo en el unico hotel del pueblo, esta cerrado, me ayudan, le llaman por telefono, las habitaciones muy caras, pero la de detras de la entrada, sin cama, pero con un buen colchon se la negocio, por 100000, me la deja, con bano dentro y a/c, no quiero mas lujos…
La gran sorpresa ha sido encontrarme a un par de amigos de esos que siempre gusta ver…, toparme con uno de mis animales preferidos, un par de elefantes, de ese llamado el elefante de Sumatra, especie ya en extincion. Habia visto un cartel en indonesio, con fotos de los animales que puedes encontrar por este parque nacional, pero no creia por ni un segundo que pudiera aparecer alguno…
Oigo ruido, se mueven unas ramas, miro a la izquierda, y ahi est’a la sorpresa, una gran hembra de elefante, que se esconde entre la vegetacion, esta tranquila, comiendo.., la dejo, no la disturbio, mas que para la foto, y quedarme viendo como se desemvuelve…, sigo unos metros, miro enfrente, y entre los mismos arboles, ahi esta un gran macho, con sus dos colmillazos, de este si me toco salir por patas, creyendome tener como escudo, la carretera, me hizo un par de amagos, con la trompa de frente…, que salte la cuneta sin enterarme…
Eso si, luego cada vez que oigo un ruido entre los arboles, no hago mas que mirar…, aunque los unicos que se repiten, son los monos, esos bicharracos tan escurredizos, que no paran de aullar…
La carretera se va hacia el interior, eso aun no sabia lo que queria decir, lo he ido descubriendo por mi cuenta…vaya dos etapas que me han traido hasta aqui, si la del dia anterior ya me habia dado a probar la montana, estas dos me han dado el postre, y con guinda el pastel…
Me lo habian dicho, pero no me lo imaginaba, eso si, el dia un regalo, un dia de sol, de cielo azul, de selva…, de asfalto, de sudor…, y de unos toboganes imposibles de imaginar, e imposibles de subir montado en la bici…, uno tras otro, a empujon tras empujon, es la unica manera de subirlos…, como dijo el amigo Edy, te vas a encontrar con las gunung (montanas) extrem de aqui, y que si me encontre…, unos cuantos kms de ellas…
Eso si, en lo alto de uno de estos, cuando mas calentaba el sol, entre palmaras, veo un chiringuito, con nevera… ,sombra…, una amigable familia, y un sabroso nasi-goreng…, un cafetito para despues, y ale, que sea lo que sea.., que ya llegare…
Llego a las 6 de la tarde, desde las 8 de la manana que me puse en marcha, no esta mal, para hacer solo 95 kms, con todo el maillot empapado, pero contento de esta  gran etapa, dura, muy dura, pero muy entretenida.
La ciudad a la que he llegado tiene un nombre de esos dificiles de recordar, Subulussalam, un poco caos de trafico, pero que me da tiempo a disfrutar de un pequeno paseo, y de una buena cena en el parque, lo tienen lleno de bares, y en la explanada del medio, los ninos se lo pasan en grande, con cochecitos, trenecitos muy iluminados y con musica…, yo tambien, viendoles mientras me tomo un par de es jeruk, mi bebida preferida, ese zumo de naranja sabor mandarina, con hielo…ummmm, deliciuous…!!!
Una etapa mas y me planto en el interior, ya entro en la provincia de Medan, de nuevo las distancias me confunden, creia que eran 60, han resultado 75…, y 15 kms mas, hablando de estas montanas…, la verdad que son muchos, vamos un par de horas mas…, y si encima son bajo la lluvia…, pues se hacen mas largos…, hoy si ha sido mi primer chaparron, me he calado enterito, pero enterito.., y eso que pare a tomar un cafe calentito…
Pero son 15 kms, y por duras las condiciones, se tienen que acabar…, ya solo me quedan 5 de medio bajada, llano, y entro directo al hotelito, lo habia visto por internet, aqui ya no hace falta aire acondicionado…, ha refrescado pero bien…, y por 100.000 rupias ni regateo…, a la ducha, que milagro, esta calentita…, una maravilla el descanso…
Como la bici ha llegado hecha un cristo, la ropa igual, y yo peor aun, es un buen sitio esta ciudad Sidikalang, para hacer un dia de descanso…, que el cuerpo ya lo pedia… Asi que hay que aprovechar el dia que rapido se va…, la manana para la bici, lavarla, limpiar los cambios, engrasar…, preparar el soporte del  portamapas que se mueve, el cuentakms no va, el portamapas hay que llevarlo a un costurero que se ha descosido…, y por la tarde, a estas labores de internet, que siempre tiempo y guerra dan…
Manana en marcha de nuevo, voy a dar un rodeo, para ir al siguiente destino, el Lago Toba, un lago que quiero conocer, y de ahi, ir regresando direccion Medan,  aun por determinar, si voy directo ya a la aldea, y dejo la visita que quiero hacer en busca de los orangutanes, para despues, o intentar encontarme con estos animalitos antes, y luego ya terminar en la aldea de Medan…
(el problema es que si voy antes, hay que meterme por una carretera que no viene en mi mapa, y que por google hay tramos que se pierden…, cuando este cerca ya veremos a ver como pinta la cosa…), de momento hasta que llegue el momento, a seguir disfrutando de esta aventura…, que la parte de bici, parece mentira, pero ya entra en el tramo final…
Clasificado en: General

SUMATRA de Banda Aceh a Meulaboh

2015
5
Oct

Mi llegada a Indonesia, a la parte mas al norte del país, la ciudad de Banda Aceh, ha ido yendo de sorpresa en sorpresa, todas especiales y  entrañables.

Nada mas poner pie en la isla, me vinieron a buscar al aeropuerto, y al llegar a la aldea, me dieron un gran recibimiento, que no se si merezco, pero que cada vez que me lo dan, siento algo muy especial…, saludandome una a una, todas las madres, el personal, y los niños que por allí andaban…
Como director de orquesta ha estado conmigo estos días Pak Rinaldi, que no me ha podido atender mejor…, ayudándome a conseguir las cosas que me faltaban para la ruta ( cambio de dinero, mapas…), dandome buena compañia, regular conversacion, le cuesta el ingles, mas que a mi el indonesio,je,je, y preparando las inesperadas visitas que ha convenido…

Con esas, fui recibido por la alcaldesa de la ciudad, de las pocas en el cargo que son mujeres, una visita digamos oficial, desde la cual ya quedo emplazado, para hacer la salida al día siguiente desde el edificio del gobierno.
Hay ganas de dar pedales, de recorrer esta zona, que es conocida por el terrible tsunami del año 2004, el que causó la escandalosa cifra, de más de 200.000 muertos. Aunque yo no soy muy partidario de visitar museos, el que hay en la ciudad sobre el tsunami, si lo visité, quería conocer más sobre el antes, el durante y el después de esta tragedia que creo dejará marcada a esta gente para toda la vida…
Y ya si, después de cargar con la pesada caja de la bici, y después de conseguir armarla de nuevo sin ningún problema, toca ponerse a dar pedales…, todo está listo, y yo también…, nos vamos al centro de la ciudad…
Como me gusta esa sensación de dar pedales por una ciudad, con alforjas…, saludando a los que te saludan,  y si encima vas acompañado y fresco…, pues mejor…
Nos invitan a un café con dulces, y tenemos una tertulia, esta vez con el “mayor” de Banda Aceh, (“bupati”, algo asi como el presidente de la diputacion en españa), sus ayudantes, y la gente de aldeas…,
con regalo oficial incluido, y por mi parte entregándole  un folleto con la labor de Aldeas, se da el acto por terminado, todos a la puerta, han preparado una pancarta para la ocasion, dice unas palabras Pak Rinaldi, el “mayor” coge la bandera, cuenta hasta 3…,
y esto se pone en marchaaaaa…..!!!!
Esta zona es costera, no es turística, no hay pueblos grandes, ni hoteles…, la ruta va poco estudiada, de momento para el primer día he visto en Google, una playita que podría ser el final de la primera etapa…, pero no contaba con conocer tan pronto la montaña y selva de la isla…, 3 subidas cual 3 buenas banderillas, que unido al calor que hace, y a ser el primer día…, me van dejando kao…
Me acompaña Pak Rinaldi en el coche con su familia, me invita a dejar las alforjas con el, y vamos, sin la menor duda…, que ligero de equipaje se va mejor…
La bici la verdad que va de maravilla, es la primera vez que pruebo las alforjas en la bici de carretera, y de momento ha sido un acierto, sólo falta que poco a poco me vaya entonando yo…
Es una zona muy verde, terreno llano, cuando va junto a la playa, de campos de cultivo, sembrados de maíz, arroz.., y que cuando se pone cuesta arriba, las montañas están llenas de vegetación, de árboles, y de esos pequeños monos, que parecen “mu majos”, pero de los que no me fio ni  un pelo, no me quiero descuidar con ellos ni un momento, sus sonidos amenazantes, y sus colmillos, me dan el respeto suficiente, como para intentar pasar desapercibido…
A 200 metros, quizás menos de la última rampa , donde ya sólo era bajar 2 kms hasta la playa…, ya no hay muchas fuerzas, y lo peor es que los calambres atizan…, hay que bajarse, intentar estirar algo, poco, porque duele, y despues de unos minutos, hacerlos caminando…, pero luego ya si…, despues de 116 kms, he llegado al punto previsto, una zona de casas, con un poquito de playa…, en la que sin perder tiempo, monto la tienda que ya está anocheciendo…
Voy a cenar ya en el coche con Rinaldi y la familia, pero estoy tan cansado que no tengo ni hambre…, va siendo cuestión de tiempo…, bebiendo y sentadito, poco a poco parece que uno se entona…, casi un litro de agua despues, y un par de huevos fritos con arroz, me dejan un poco más arreglado.
No se sí por el cansancio, por lo extraño de volver a dormir en el suelo, o por el calor que hace dentro de la tienda, el caso que no hay manera de lograr dormir…, y eso que el zumbido de las olas contra la arena parece que relaja…, y en esto que oigo hablar, me llaman, que salga a hablar…, con ellos, quienes seran..?, pues a salir, que remedio…, son 4 pericos.., que narices querrán a estas horas? Pues para mi tranquilidad, solo era interesarse por mi, terminaron haciendose fotos conmigo…, resulta que uno es el jefe de policía de la zona, sabían que estaba durmiendo ahí, porque “el mayor” de Aceh, informado por Rinaldi, llamo “al mayor”de esta zona para que vieran si estaba bien.., todo un gran detalle, pero que ya metida la noche, sólo, oyendo desconocidos, viendo  las linternas, pues asusta un poco…
Tras poder dormir, un poco de esa manera, toca levantarse, ir entonandose poco a poco, ir recogiendo la tienda, a la vez que te alegras de haber pasado la noche aqui, en este rincon elegido al azar…
Lo primero es desayunar, hoy toca  unos donuts caseros made in indonesia, en un warung (bar), junto a la carretera…, y me pongo en ruta de nuevo…, esta zona es más llana, con buen asfalto, y que permite avanzar bien…, aunque aún las piernas se resienten…
Un coche se para enfrente, me saludan…, quien será..??, pues 3 trabajadores de la aldea de Meulaboh, que han salido a mi encuentro…, con lo que la etapa se hace muy entretenida, y encima sin bultos una vez más…, incluso dos de ellos se animan a hacer unos km en la bici…, por mi, y por kms que no sea…
Asi, las paradas para beber algo, comer…, son muy entretenidas…, no falta conversacion eso si, algo trabada, ellos no hablan ingles, y hay que valerse solo en indonesio, pero por suerte mas o menos les voy  entiendo algo, o eso creo…,je,je
Me llama mucho la atencion, que las personas con las que hablo, la mayoría ha perdido uno o más miembros de su familia con el tsunami, esa naturalidad con que te lo cuentan, no deja de impresionarme, de los compañeros de hoy, uno perdió a sus hermanos, y el otro estuvo 7 minutos nadando, sin rumbo…, hasta que se agarró a un árbol… , ellos no lo olvidan…
Un coco con su agua y hielo…, a la sombra junto a la playa, y ya estamos cerca…, a la espera de la siguiente sorpresa, a 8 kms de la ciudad, un grupo de un club ciclista han salido también a mi encuentro, es bonito montar en peloton, y aqui mas…, somos unos 20 ciclistas…, y los ya cansados kms finales, se hacen muy amenos…
La único malo, fue que en una zona donde estaban unos fotógrafos, con más gente esperando, uno cruzó la carretera para hacernos una foto, y una moto se lo llevó por delante…, el casco rodando…, la cámara por un lado, el por otro.., uf…, por suerte fue poco, una herida en la pierna y algún rasguño más…, aunque sí se quedo muy dolorido el pobre…, a recuperarse pronto, suerte…!!!!
Me llevan muy bien escoltado…, indicandome los desvios, y parando el trafico en los cruces, hasta llegar a la mezquita mas grande de la ciudad, donde por supuesto hay que hacer la foto del evento…, y cual es mi nueva sorpresa, que en la pancarta que han preparado estos chicos, está mi foto…, vaya detallazo…, la habian cogido de internet, y la prepararon para la ocasion…, donde por supuesto les agradecí a todos estos chicos del club JP bike team, su interés por mi, y su agradable compañía.
Que no terminó, hasta que llegamos a la aldea, donde de nuevo se repitió una bonita ceremonia de bienvenida, con un baile a cargo de niñas de la aldea, música, el collar de flores, y muchos, y encantados saludos a niños, madres, y personal…
Ha sido un fin de etapa muy especial, llegando a esta aldea de Meulaboh, donde estaré un par de días, recuperándo un poco el cuerpo, que está hecho un desastre, me duelen todos los músculos…, (se me han hecho duros estos primeros 270 kms….), y conociendo un poquito más este lugar, y esta buena gente…
De momento me quedo con su “rukya”, o como se escriba, su mix de fruta, manises, y salsa picantona, y con ese caf’e tan original, que para mi asombro, te lo sirven con el vaso al reves, te dan una pajita, primero bebes lo que sobre sale en el plato, y luego con la pagita, vas soplando por debajo, y va saliendo mas caf’e.., muy curioso el invento, ademas de rico…, eso si, aqui los cafes se toman con tranquilidad…, no hay que olvidar, que esto es Indonesia,je,je…
A partir de aquí, la ruta continúa dirección Medan, al otro lado de la isla, teniendo como punto final, la aldea Infantil de la ciudad, lo intentare ir preparando, como no, sobre la marcha, dando un pequeño rodeo, para intentar cuadrarlo a mi estancia en la isla…, de la que tengo vuelo de salida para el dia 26…, por lo que aun me quedan muchos, muchos dias de estar correteando por aqui…
Clasificado en: General