CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera

Asia 2015 Sidikalang- Medan (1.500kms)

2015
24
Oct

Sumatra me está agradando, sobre todo el comportamiento de la gente conmigo, y no sólo en la carretera, sino también en los ratos de paseo, en los sitios de alojamiento…, o en los restaurantes locales que frecuento, que no falta quien se acerque a darte conversación…,  lo que no se cómo nos entendemos, porque al final lo logramos…

Y una de las ventajas de ir en bici, es como ir a “ras de suelo”, digamos que se ve todo desde otra perspectiva, que desde un coche o un autobús…, en cualquier momento, la cosa más sencilla, te paras a observarla, ya sea un paisaje, una casa, o simplemente la gente andando, que por alguna circunstancia te ha llamado la atención.
Me suele pasar con los chicos que me cruzo que van al colegio, unos subidos en cualquier parte del autobús, motocarro o moto, y otros andando, incluso desde muy pequeñitos, aunque parece que el tráfico, aunque sea a veces molesto, no les importa…
Mi destino inmediato es el lago Toba, un gran lago de origen volcánico, siendo el lago de cráter más grande del mundo, pero me costó llegar unos kms extras, hay pocas señales que indiquen distancias, y los pueblos, pero lo que no me esperaba era que tampoco indicarán los desvíos…, el caso que me pasé de largo, unos 15 kms, con sus correspondientes 15 de vuelta…, un arco de piedra con algunas palabras en indonesio, y una señal vieja de 2 hoteles era lo que no vi…, menos mal que desde el desvío hasta el lago, son unos 20 kms, de una gran bajada, algo peligrosa si se embala uno…
El lago no se ve en su esplendor, está nublado, se pasa un puente, y se entra en una isla, Samosir, que está dentro del lago, una isla del tamaño de singapur, donde nada más poner pie en ella, hay un pueblo algo destartalado, en el que busco alojamiento, el hotel se va un poco de precio, y hay que subir a un cuarto piso, así que a la pensión…, que es planta baja, puedo meter la bici dentro de la habitación, y para dormir una noche es suficiente…
La isla es una zona zona turística, conocida por la cultura Batak, con sus típicas casas con los tejados en pico, y por el pueblo de Tu-Tuk, al otro lado de la isla, mi siguiente destino.
Según voy avanzando, voy viendo algunas casas Batak, que aún se siguen utilizando como vivienda, de hecho en la primera que vi, grande y cuidada, paré, estaba la dueña y me la enseño por dentro, donde no hay mucho, unos cuantos colchones de pie, que por la noche extienden, y poco más, antiguamente también tenían la cocina dentro; al estar levantadas como un metro, lo aprovechan para meter los animales, y lo que no entendí, fue el motivo de tener así los tejados, tan en pico, y por los dos lados, aunque el de la fachada principal, parece más alto, y tiene la madera tallada, con adornos y algunos colores.
No hay sol, está nubladillo, el lago se ve, pero no lo grande que es, ni las montañas que le rodean…, pero la carretera es ideal para la bicicleta, terreno llano y con apenas tráfico, lo que relaja bastante el asunto…
La casualidad, ha sido varios que suele aparecer alguien que me termina de colocar en el alojamiento que ando buscando, o en el que ellos me indican, cosa que se agradece aun mas, cuando encima llegas cansadillo; esta vez aparecio un señor cuando estaba leyendo un cartel de informacion turistica, y me dejó servido, me dijo un sitio de esos buenos, bonitos, y baratos, y hasta me dio un mapa del pueblo, asi que alli fui, y la verdad, que mejor de lo esperado, un buen restaurante, al fondo un jardin junto al lago, y una casita de esas tipicas que habia visto, sencilla, pero muy mona, y con esa sensacion de estar en un sitio con muchos años de historia…
Es un pueblo pequeño, muy tranquilo, y aunque está preparado para el turismo, ahora es temporada baja y estamos “cuatro gatos”, por lo que pasear por la noche sin tráfico, sin gente, sólo con las luces de los restaurantes y tiendas, y el lago alrededor, pide más tiempo en este lugar, me quedo para recorrer el otro lado de la isla…, yendo muy despacio, y parando a cada rato, además hacerlo sin equipaje, con la bici ligera, se agradece…
He visto su museo, con sus bailes típicos, con una  música un poco monótona, pero que no disgusta, y unas canciones como las de todos los pueblos, para pedir la lluvia, buenos cultivos…, pero lo que más me gustó, fue el sitio al que llaman “stone chair”, las sillas de piedra, donde antiguamente juzgaban a los delincuentes, un lugar con unas casas Batak, bien conservadas, y con un gran árbol presidiendo todo y dando sombra al invento, lo que habrá visto este árbol centenario bajo sus ramas…
Desde Tu-Tuk, hay un barco que cruza al otro,lado, por lo que lo prefiero a salir de la isla por el mismo sitio, un corto trayecto de una media hora, y a la carretera de nuevo…
Me ha sentado bien el descanso, hay fuerzas, por lo que voy a buen ritmo, junto con que pasado la subida de los primeros 10 kms, el resto acompaña la pendiente…
Lo que no me esperaba es que esas rectas embalado, no me llevaron al sitio esperado…, cuando preguntó que a que ciudad he llegado, no me lo creía, me había ido 90 kms a la derecha, vamos que sí sigo llego al mar, y yo iba a la montaña…, vaya chasco, je,je…
Hay un par de minutos de dudas, pero al final decido regresar, eso si, usando 3 mini buses, unas 3 horas, y eso si, costando e apenas 3 euros…, bici arriba, bici abajo…, y bueno al final con unos pocos kms extras más se bici, me quedo de nuevo en la ruta prevista…
Mi paso por Berastagi, no me dijo mucho, aunque hablan bien de el, lo que sí le vi un lugar estratégico para subir a un par de volcanes que hay cerca…
No veo muy claro mi idea de llegar a mi próximo destino, Bukit Lawang, atajando…, veo por google muchos cruces, muchos pueblos muy pequeños, así que decido ir dando un rodeo, y atajar pero ya más adelante, cuando esté cerca de Medan…
Lo hago por una zona que parecía tener clara, pero vaya lío…, en el primer km ya había preguntado un par de veces, y así a cada cruce, carreteras estrechas sin ninguna señal, y que cada paisano me mandaba para un sitio…, son los distritos de Medan,,zonas rurales comunicadas entre ellas, un laberinto del que logré salir a la carretera principal, pero unos 20 kms más atrás…
Esta ya si me lleva directo…, bastante llana, y según se va alejando de la ciudad, algo más tranquila es, y luego ya si, unos últimos 30.., 40 kms, de esos que gustan, entre palmeras, entre vegetación.., cruzando ríos…, hasta donde se termina…, aquí se acaba la carretera…
He llegado a Bukit Lawang, que de nuevo aparece “alquilen”, que me acerca hasta el alojamiento, que no es fácil encontrar, porque aún me quedaban unos kms hasta llegar, cruzar una calle estrecha, con 3 tramos de escaleras…, por lo que me vino fenomenal la ayuda…
Según vamos llegando, empieza a llover, fue llegar, y empezar una tormenta de esas fuertes, de truenos de esos que retumbaban todo…, rayos, y lluvia que parecía iba a tirar todo aquello, pero cuando estas bajó techo, y en un lugar como en el que estoy, pues hasta gusta…
He llegado a las puertas de la selva, estoy en una cabaña en alto, rodeada de árboles, con el río al lado…, un hostel de esos de nuevo que gustan..(rainforest house), y por tan sólo 3,5 euros ( al día siguiente me cambie a otra por soló 4, que me gustaba más…)
Me ha encantado el sitio, y ya esa misma noche con el chico que me había acompañado, era guía, y ya concretó todo con el, me voy 2 días de treking a la selva, a ver si encuentra os a los orangutanes…
Somos un grupo de 4 y el guía, Rozy, buen profesional, se cruza el río, y ale, a caminar…, a subir la montaña, entre raíces, árboles, pasos empinados…, y ratos de descanso…, viendo y también oyendo la selva…
Nuestro primer invitado es un mono de esos que no se recuerda el nombre, con los pelos de pinta, que nos va siguiendo de cerca…, hasta que al fondo, ya nos avisa…, vemos un par de orangutanes, uno con su cría a cuestas…, te quedas como tonto viendo con que facilidad se mueven entre los árboles, como se agarran, suben, bajan…, estos saben mucho, y otro guía de esos que ya les da todo un poco más igual, les ofrece comida para que se acerquen, la cogen y se vuelven a subir al árbol…
Nos encontramos con la famosa “Mina”, que dicen es agresiva…, lo mejor es que aparecen sin esperarlo, según estamos comiendo un paquetito de nasi-goreng, vamos, vamos…, que está aquí…, a correr, camino “camino palante”, paramos, vuelve…, así que otro poco más…, no me dejaron casi ni verla, el guía es bueno, pero se preocupaba demasiado por la seguridad… ( imagino que tendrá que ser así…)
Lo mejor fue nuestro tercer encuentro, igualmente sentados descansando, oímos, “good position!!, good position!! aparece otro con su cría, este andando rápido, y sin casi darnos cuenta, agarró a una chica por la mano.., al principio que bonito, luego, todos que nos fuéramos…, no soltaba…, se la llevaba…, ella temblando.., uf que rato pasó la pobre…
Después de la visita inesperada, llegamos al río, la zona de acampada, ya lo tienen acondicionado con plásticos, y Cañas de bambú, y menos mal, porque después de una buena cena, una tertulia y juegos a la luz de las velas, empezó de nuevo la tormenta…, que agusto estar aquí…, seco, tranquilo, descansando, y sintiendo llover…
Al día siguiente vamos a dar un paseo junto al río, para ver una cascada, pero no se puede, el río va muy fuerte, primero metias los pies, luego hasta las rodillas, luego casi entero…, y esta vez me toco a mi…, iba detrás del guía, y cuando parece que está todo controlado, un meneo fuerte del agua…, y ale te lleva la corriente unos metros…, las chicas se asustaron, los guías vieron que no estaba el río para bromas, y nos dimos la vuelta…
Lo sustituimos por otro paseo por la selva…, más empinado y complicado, ya sólo una chica, el guía (Rozy), y yo…, fuimos a dar al sitio donde el orangutan había agarrado a la chica…, y ya bajando, unos metros más abajo…, ahí están los 2 otra vez…, los vemos pero vienen andando por nuestro camino, otra vez a rodear…, además al no llevar fruta, por sí pasa algo, no nos deja acercar…, disfrutamos de verlos una vez más…, y a continuar…
Nos espera un bonito regreso, en un “rafting de la casa”, con neumáticos grandes unidos, pero que es divertido…, en una media hora, estamos ya en el pueblo…
Una cena los 4 del grupo, con música de guitarra de los locales, y un día de descanso, en esa cabana rodeada de selva, junto al rio, y de nuevo oyendo llover por la noche, en un buen colchon,  te deja como nuevo…
Queda una última etapa…, llegar a Medan…, salgo bien pronto, he quedado a la entrada de la ciudad, me esperan unos chicos de la aldea con sus bicis y Sumardi, el director de la aldea…, así que no me entretengo.., rodar, rodar que hay que llegar a tiempo…
Media docena de chicos, y Sumardi, me van guiando por este caos de ciudad, hasta llegar a la aldea, donde de nuevo me dan un bonito recibimiento…
Han sido casi sin quererlo, unos 1.500 kms recorridos, por una ruta inesperada, que me ha agradado bastante, ahora me quedaré unos días aquí, pero esto no termina aún, sólo lo ha hecho la parte más deportiva y entrañable del viaje…, aún tengo un mes por delante, que espero aprovechar, en el que tampoco voy a parar mucho…
Sólo me queda desde aquí, dar las gracias a todos los que me he encontrado por el camino, por haber conseguido hacerme hecho disfrutar de una estancia fantástica por esta isla de SUMATRA, algo mas desconocida, pero a la que también me gustaría volver algún día…
Próximo destino, volver unos días al sur de Tailandia…
Clasificado en: General
Comentarios (0) Trackbacks (0)

No comments yet.

Dejar un comentario

No trackbacks yet.