CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera

YANGON- BAGAN (BIRMANIA 2016)

2016
8
Nov

14 DIAS –  1.300  kMS Recorridos
La ciudad de Yangón, en la que me costó mucho encontrar alojamiento, tardé en llegar a la zona que buscaba, es enorme…, tardé en encontrar el hostel que llevaba apuntado, y resultó estar  lleno, así que en ese enjambre de calles no es fácil…, entre en un café con buena pinta, y el wifi ya me ayudó… Me ha mostrado varias de sus caras, la bonita, con sus jardines, lagos, buenos hoteles, y sus famosas pagodas, a las que preferí visitar de noche, al estar iluminadas…, y su otra cara, la más fea, la que menos me gustó, demasiado caos de pequeños buses y combis,  demasiada gente en poco espacio, y la zona donde me alojé, llena de calles poco iluminadas, estrechas y grandes edificios destartalados, con digamos ” algo sucias”, que las ratas y perros tienen para cenar de sobra todas las noches…, y la otra cara, digamos la mas internacional, en un cómodo hostel, te encuentras con viajeros de todas las nacionalidades, cosa que no esperaba pero que te hace mas ameno el tiempo de descanso…
Hay que decidir ruta, a partir de aquí, estoy muy verde…, veo un poco las distancias, y los días que llevo, y decido salir recto, (hay que suprimir, y quito la visita a las playas, que son todas iguales,je,je…)…, así que rumbo al NORTE…
Y si entrar me costó, salir casi más…, todo me parecía igual…, a preguntar, y volver a preguntar…, que vaya saliendo de este laberinto de avenidas y autovias.
Que mejor forma de relajarse, que jugando con unos chicos a ese deporte tan popular por aquí, que es como voleibol, pero sin darle con las manos, y con un balón hueco, hecho con tiras plástico…
Ha sido el tramo más aburrido del viaje, porque había más tráfico del deseado, y porque parecía que tuviera prisa por llegar a mi siguiente destino, cosa no habitual en mi…
Con la llegada a Pyay, todo volvió a su sitio, la tranquilidad vuelve a reinar, en mi, y en el entorno…
No creo que muchos viajeros lleven su viaje tan poco preparado como el mío…, la única guía que llevo, sólo la puedo ver en mi “tablet”, cuando tengo internet, y como lo suelo dejar a última hora, cuando hay sueño, pues a lo poco que me da tiempo a enterarme, al menos de lo más importante…, como fue las ruinas que hay antes de llegar a la ciudad, a las que siento decirlo, pero me gustó más dónde estaban, la pista de tierra y arboleda,  que como estaban, porque estaban en ruinas…
Y otra visita, que por ver sitios no sea, me las apaño para que me lleven unos 40 kms en moto, luego a coger una barcaza, para mi, el capitán, y un avispado chiquillo, que hacia de guía, pero en birmano, je,je…, y ahí está la montaña que buscaba, Akauk Taung”, con sus budhas esculpidos en las rocas, cientos de ellos, impresionante como los harían, porque son paredes inaccesibles, y con el río debajo…, sorprendente…
Buenas cenas me pego, junto con el desayuno, que a veces también, son las comidas principales, y si se encuentra, algún postrecito de esos recién hechos en la calle, pues también…, su precio,(entre 10 y 40 centímos),  ayuda a querer probar y comer más…, pero no se puede, hay que controlarse…je,je Lo que si se comen rapido son los kilometros, porque la mayor parte del recorrido es plano, lo que ayuda mucho a avanzar, a veces casi a volar, je,je…
El paisaje me gusta mucho, sigue siendo verde, verde, parece que han hechado una manta verde que lo cubre todo, y luego han pintado unas rayas rojas, (las pistas de tierra), otras de gris (las carreteras), y han puesto adornos  dorados, que son las pagodas…
Algunas ciudades, quizás por mi tipo de viaje, apenas las veo, Y las recuerdo mas por pequeños detalles, como puede ser una buena cena, un buen alojamiento, o un buen trato con la gente que he encontrado, como pasó en Magwe, y Kok Chao…
Esta última, la vi solo de pasada, pero la recordaré por la gran etapa de bici que fue, de 131 kms, y 8 horas dando pedales, además la última parte por carreteras secundarias, y al no encontrar alojamiento, ya de noche, terminé encontrandolo a 5 kms, en un resort en la carretera, que para mi sorpresa, calidad-precio, muy buena (18 euros), y con una gran sorpresa, piscina iluminada, asi que fue descargar, y al agua patos…
Me he descargado una aplicacion en el movil, que me ha recomendado otro viajero, y resulta excelente, porque te descargas los mapas del pais que quieras, y con el gps, te marca rutas, distancias, alojamientos…, se llama MAPS.ME, quieras que no, la tecnología está ahí para usarse, aunque no sustituirá a mis grandes ayudantes, la gente anónima que encuentro por el camino, que me brinda su ayuda desinteresadamente…
Ciudades que me han traído hasta aquí, hasta esta gran maravilla del mundo, y que ha superado mis expectativas, me ha encantado, esta ancestral  zona de Bagan, y sus más de 4.000 templos…, los causantes de que hoy esté aquí…
Si hay un monumento, o mejor dicho un conjunto histórico en el mundo, para ser visitado en bici, es este, aunque no se quedan atrás otros grandes como Tikal, o Ankhor…, desde que puse pie en Bagan, no ha podido salir mejor, cuando llegas sudando, preguntas en el primer hotel  que te gusta, te hacen descuento, te dan un vaso frío de zumo, y el aire acondicionado en la recepción,  no hay nada que pensar, te quedas  y punto…,je,je (16 euros bien los vale).
A mi me ha recordado a una ciudad como del futuro, je, je, bueno me explico…, como a una zona diferente, puesta aquí en medio de este país, como sacado de un cuento, o una pelicula…, está lleno de turistas,( cosa que no veo mal, que tienen que vivir esta buena gente,) que se mueven en motos eléctricas, en bicis, o en carros de caballos, aunque hay zonas y grupos que también van en autobús…, todo muy limpio y cuidado, luego por la noche, a las afueras,  para cenar, todo lleno de hoteles y restaurantes, iluminados como sí fuera Navidad…


Y que mejor sitio para tener el primer pinchazo, que junto a uno de estos ancianos templos, fueron 3 pinchos grandes, como para no desinflarse la rueda, pero se dio bien, yo creo que recibi la ayuda divina de algun buda, je,je…

En fin, que Bagan es “diferent”, pero la esencia es lo que cuenta, la historia que esconde entre sus pistas de tierra…, entre esta meseta verde y ese cielo azul , que castiga en las horas fuertes de sol… No se por dónde empezar…, así que como siempre, resultó ser  por la trastienda, desde lo que llaman “New Bagan”,  por la parte donde no hay casi nadie, donde están los caminos más estrechos y los templos más pequeños, para irse poco a poco animando cada vez más la fiesta…,  miro hacia arriba, y donde veo que sobresale uno más grande que los demás…, “pa ya”…, y así, a por otro…, emocionante paseo…, que para hecharle más sabor al asunto, que mejor sitio para tener el primer pinchazo del viaje, que a las puertas de un solitario templo, que por suerte o por la ayuda divina de algún budha, se arregló de inmediato…
A seguir la visita, que hay muchos, hasta que la tarde aguante, eso si, según va cayendo la tarde,va apareciendo gente, sin saber muy bien de donde, y se “conquistan los templos”…, me explico, como dicen que ver atardecer desde arriba de un templo grande de estos, es algo digno de ver, pues todos para arriba, a sentarse en filas y a esperar el atardecer…
Aunque yo no esperé mucho , me fui pronto, con algo de sol, porque me gustan más, cuando están relucientes, bien iluminados por el sol, y rodeados de verde chillón… (Además, si había nubes…, en fin…,je,je).
Es una parte la que he visto, me queda otra para el día siguiente, así dan más de sí…, la zona donde están algunos de los más grandes, donde puedes entrar por dentro, recorrer sus pasillos con puestos de venta de regalos, y ya más dentro, ver esas grandes imágenes de diferentes budhas, una por cada costado…
Y para el final, el que ha resultado mi favorito entre las grandes pagodas y templos, el gran “Shwezigon”, me ha impresionado verle relucir, contrastado con el blanco de su zona de apoyo, y con el fondo azul del cielo…, me he queddo un buen rato sentado en frente, y además muy tranquilo, porque apenas había gente…
Este ha sido mi último templo en Bagan, los guardaré a todos en mi recuerdo,  espero que para siempre, y que ellos sigan aguantando el paso del tiempo como hasta ahora, capaces de soportar más de 500 temblores en el último siglo…
A partir de aquí la ruta en bici continúa, ya estoy subiendo un poco más al Norte, siguiendo el rio Irawadi, el mas largo del pais, hasta la ciudad de Monywa,  y ya desde allí, tomar rumbo Este, dirección Mandalay, y sus alrededores, sin entretenerme demasiado, je,je, que los 28 días de visado, se van terminando antes de lo que parecía…

A seguir pedaleando, conociendo sus ciudades, sus templos, sus pagodas, sus monjes, y su buena gente…, y como no, guardando esos sabores de su especiada comida…, eso si, los grillos no los voy a probar, que he visto algunos sitios donde los ponen fritos, como si fueran palomitas, pero a ver quien es el guapo que les hecha el diente…, el que se atreva que me lo diga y le llevo unos cuantos…

Clasificado en: General
Comentarios (1) Trackbacks (0)
  1. alumnos de 6º del M. de Valero
    14:57 on noviembre 15th, 2016

    HOLA YEPES! SOMOS LOS CHICOS-AS DE 6º DEL M. DE VALERO. NOS ESTÁ GUSTANDO MUCHO LO QUE CUENTAS DE TU VIAJE….LAS PAGODAS DEBEN SER IMPRESIONANTES….Y LOS PAISAJES…
    POR FA….TRÁENOS ALGUNOS GRILLOS DE ESOS…QUEREMOS PROBARLOS..JEJE
    O MEJOR NO….QUE A LO MEJOR NOS PONEMOS MALOS.
    SIGUE CONTÁNDONOS TUS AVENTURAS QUE SON MUY INTERESANTES..
    AH!!! Y CUIDADO CON LOS PINCHAZOS.
    SALUDOS DESDE NUESTRO COLE.

Dejar un comentario

No trackbacks yet.